La actividad normativa de los diferentes Ejecutivos del país indica a las claras que no se conoce la actividad del transporte de mercancías y que no se sabe muy bien qué hacer con unos camiones que estorban.

Esta circunstancia se traduce en regulaciones que no mejoran la circulación en general y que, además, colocan aún más en el disparadero del resto de conductores al transporte profesional.

En esta línea, que lleva a dar cada cierto tiempo un paso adelante y dos atrás, el Servei Catalá de Tránsit ha comunicado que durante el mes de octubre dejará sin efecto la medida que ha estado en vigor durante septiembre por la que se prohibía la circulación de vehículos pesados por la AP-7 durante los domingos.

Sin embargo, como informa Fenadismer, el movimiento de camiones en esta vía los domingos por la tarde queda circunscrita a circular obligatoriamente por el carril derecho de la autopista, a una velocidad limitada máxima de 80 Km/h y sin posibilidad de adelantar en ningún momento.

La norma estará en vigor todos los domingos desde primeros de octubre y hasta final de año entre las tres de la tarde y las diez de la noche, de tal manera que afectará a un tramo de 160 kilómetros de la autopista, en concreto desde el punto kilométrico 55, al norte de Gerona, y el kilómetro 216, en El Vendrell, en ambos sentidos.

La organiación empresarial estima que «esta medida supone una nueva afrenta al sector del transporte por carretera, y advierte que lejos de mejorar la fluidez del trafico en la autopista contriibuirá prevsiiblemente a generar más congestión y problemas de circulación».