El Comité Nacional y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana han cerrado en la novhe de este viernes, 17 de diciembre, un buen acuerdo que ha permitido desconvocar el paro patronal en el transporte de mercancías previsto a partir del 20 de diciembre próximo.

El Departamento ha presentado una carta con los compromisos que se asuman y, en respuesta, el Comité ha desconvocado el paro.

Los compromisos

En el pacto destaca, según el Comité, «la prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga, reivindicación histórica del sector en beneficio de las condiciones laborales de sus trabajadores».

Para ello se modificará el artículo 20 de la Ley que regula el contrato de transporte terrestre de mercancías.

Así mismo, según el órgano consultivo, «también se ha conseguido reducir a la mitad los tiempos de espera, a partir de los cuales el transportista tendrá derecho a una indemnización, así como el trato a dispensar a los conductores en los centros de carga y descarga».

Con este fin, se modificará el artículo 22 de la de la Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías para recortar el tiempo de espera a partir del cual tendrá derecho a una indemnización de las dos horas actuales a una hora.

Además, como refieren los transportistas, «igualmente se ha conseguido el compromiso de incorporar de forma imperativa en la Ley, la cláusula de estabilización del precio del gasóleo en los contratos de transporte, sin posibilidad de pacto en contrario», que, según el Comité, constituye «otra reclamación que el sector lleva años persiguiendo para equilibrar las relaciones de los transportistas con los clientes».

Para conseguirlo se cambiará la redacción del artículo 38 de la Ley que regula el contrato de transporte terrestre de mercancías y se introducirán una moratorias de seis meses para contratos que ya tuvieran la cláusula, mientras que para aquellos que no la incorporaban se tomará como referencia el índice de variación del precio medio del gasóleo en el último año, a partit de la entrada en vigor del cambio legal.

Por otra parte, el Ministerio se ha comprometido a no implantar peajes al transporte pesado sin el consenso del Comité.

Así mismo, este órgano también participará en un posible aumento de la capacidad de carga de los camiones, que, en cualquier caso, «se hará de forma progresiva y solo en determinadas especialidades del transporte», dado que es «medida adoptada en aras de la sostenibilidad y eficiencia y como manifestación del compromiso del sector del transporte con la mejora del medioambiente».

La visión del Ministerio de Transportes

A su vez, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se ha mostrado «muy satisfecha» por el cierre de un acuerdo, que, a su juicio ha sido posible gracias a un Gobierno “que dialoga, que escucha y que siempre intenta buscar acuerdos para beneficiar al conjunto de la ciudadanía y, en este caso, a un sector que es estratégico para la economía española”.

El Departamento hace una síntesis de las medidas adoptadas, entre las que señala la trasposición de la directiva de trabajadores desplazados, que limitará de manera muy relevante la competencia desleal de empresas extranjeras de transporte en España, la prohibición de que el conductor realice las operaciones de carga y descarga, salvo determinadas excepciones y la obligatoriedad de la revisión del precio del transporte por la variación del precio del gasóleo.

Así mismo, se prevé un refuerzo de los medios de inspección para evitar la competencia desleal, la creación de un Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la contratación del transporte terrestre de mercancías, que fomente relaciones justas, equilibradas, con un Registro Estatal de empresas que lo suscriban, y la implantación de un estándar para la certificación de las zonas de carga y descarga en relación con los servicios y condiciones ofrecidas a los transportistas profesionales.

De igual modo, también se ha comprometido el mantenimiento del régimen actual del gasóleo profesional durante la presente legislatura, se va a subvencionar la construcción de aparcamientos seguros para camiones, con una inversión total de 20 millones de euros y se va a diseñar un plan de conversión progresiva de los aparcamientos de vialidad invernal a aparcamientos seguros, y, al mismo tiempo, se hará un estudio de los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga para poder definir el coste de estas esperas y establecer cuáles serían las medidas necesarias en este ámbito.

Finalmente, también se pondrá en marcha de un buzón de denuncia anónima sobre incumplimientos de la normativa, para facilitar la actividad de inspección de transporte, se creará un grupo de trabajo para que haga una propuesta sobre las necesidades de formación y atracción de talento al sector del transporte por carretera y se incluirán hasta 140 millones de euros en el Plan de Recuperación para la digitalización de empresas de transporte y capacitación digital de los profesionales.

Además, también se mantendrán las ayudas a la formación en el sector y al abandono de los transportistas autónomos durante esta legislatura.

La primera opinión de los cargadores

Al tiempo, algunas asociaciones de cargadores como Aces, Aecoc, Anged, Asedas y Fiab, consideran «importante que se haya finalmente evitado un paro que hubiera ocasionado daños irreparables para las empresas y el conjunto de la economía, si bien las compañías del sector se han visto obligadas a incurrir en elevados costes -al tener que adelantar su aprovisionamiento de productos- que perfectamente se podían haber evitado».

De igual manera, aseguran que están «plenamente comprometidas con el impulso de un transporte de calidad, eficiente y sostenible y siempre han mostrado su voluntad de diálogo para avanzar y llegar a acuerdos con ese objetivo» y critican el que «hayan quedado excluidas de la mesa de diálogo y negociación, especialmente considerando el gran impacto que para ellas presentan buena parte de las medidas que formaban parte de la negociación».

En definitiva, aunque los cargadores afirman que tienen «voluntad de mantener el diálogo y la colaboración con ese objetivo común», lo cierto es que muchos de los puntos acordados entre el Comité y Transportes podrían ir en contra de sus intereses, por lo que habrá que ver finalmente en que se traducen los ambiciosos acuerdos alcanzados por los transportistas con el Gobierno, en un escenario de presión.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px