Tal y como se venía rumiando en las últimas semanas, el Departamento de Mercancías del Comité Nacional ha convocado en su última reunión de este 10 de noviembre un paro nacional del sector a desarrollarse durante tres días seguidos en vísperas del período navideño.

Así pues, parece que las impenitentes subidas de costes que azotan a las empresas de transporte en el último año y medio, fiundamentalmente la del gasóleo, parece haber obrado para que el clima sea favorable a parar entre la práctica totalidad de las organizaciones empresariales que conforman el Comité.

En concreto, el órgano consultivo ha convocado a los transportistas españoles a dejar de realizar servicios los días 20, 21 y 22 de diciembre, salvo que se observe «un cambio radical y urgente por parte de Gobierno y clientes».

Estas fechas se han elegido a conciencia para mandar un mensaje claro a la Administración en relación con su sistuación y, al tiempo, para dar un cierto margen a la negociación antes de que se produzca el paro, postura que ha venido defendiendo tradicionalmente y con convencimiento el presidente del Departamento de Mercancías del Comité, Carmelo González.

En este sentido, la medida también va dirigida en esta ocasión a los cargadores, a los que se responsabiliza de la degradación que vive el sector, así como de las malas condiciones de trabajo de los conductores profesionales.

Así mismo, parece que el respaldo a esta medida de fuerza es superior al de otros llamamientos anteriores.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px