El último documento remitido ayer, 15 de diciembre, por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana al Comité Nacional no colma las expectativas de los representantes de los transportistas.

Las patronales del sector esperaban, a estas alturas de la negociación y tras varias reuniones en profundidad, una propuesta más estructurada que poder analizar en detalle y se han encontrado con algo similar a un índice de propuestas que no entra en detalle sobre su desarrollo legal efectivo y que no recoge algunas de las últimas demandas puestas sobre la mesa.

En este sentido, fuentes de la negociación dicen echar en falta un escrito que proponga medidas que tengan impacto real, más allá de simples enunciados que exponen deseos que pueden cumplirse o no.

Dos puntos cruciales

Concretamente, sobre la mesa de negociación hay dos temas de crucial importancia, sin dejar de lado el conjunto de los diez puntos que reivindica el sector desde hace años.

El primero de ellos es la prohibición de la carga y descarga por los conductores profesionales. Los transportistas saben que este asunto es clave en la escasez de chóferes que tiene el sector y están dispuesto a atajarlo de raíz.

El segundo asunto fundamental para el transporte es el relacionado con la cláusula de revisión de los precios por incrementos de costes, y particularmente por el gasóleo.

En ambos casos, el sector quiere una acción decidida del Gobierno para regular esta actividad sin que se deje a una negociación mercantil en la que el transporte apenas tiene capacidad de negociación frente a clientes de gran tamaño. Esto último supondría que se mantenga el actual status quo, algo que las patronales del transporte no desean.

Pese a este traspiés, el Comité tiene claro que mantendrá su voluntad negociadora hasta el último minuto.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px