En la distribución urbana de mercancías

Ya está a punto la ‘app’ para la reserva de plazas de carga y descarga en Madrid

Madrid pondrá en marcha su 'app' de reserva de plazas de carga y descarga la semana que viene como parte de su nueva Estrategia de Distribución Urbana de Mercancías 360.

Miércoles, 19/10/2022 por CdS

Madrid contará con mil plazas más de carga y descarga antes de 2025.

Tras la pertinente fase de pruebas, el Ayuntamiento de Madrid tiene todo listo para poner en marcha su Estrategia de Distribución Urbana de Mercancías 360.

Esta iniciativa centrada en la actividad logística tiene como objetivo optimizar el reparto de mercancías y convertirlo en un modelo eficaz y sostenible, dentro de los nuevos modelos de movilidad en entornos urbanos.

En este sentido, el Consistorio de la capital de España tiene la intención de extender el uso de nueva aplicación móvil de reserva de plazas de carga y descarga a todo el sector a partir del próximo 24 de octubre.

Primero, el uso de este software se hará en una primera etapa de aviso hasta el 15 de enero, cuando entrará en funcionamiento por completo.

De igual manera, la Estrategia de Distribución Urbana de Mercancías 360 de la ciudad de Madrid implica un aumento del número de plazas para la carga y descarga de mercancías hasta alcanzar mil más hasta 2025 y una ampliación del horario para poder llevar a cabo estas operaciones hasta los 45 minutos, con posibilidad de ampliarlo para vehículos Eco o de cero emisiones, entre las siete de la mañana y las ocho de la tarde.

La intención es que cualquier establecimiento de la capital tenga una de estas áreas de carga y descarga a menos de 75 metros de distancia para agilizar el reparto.

Además, la iniciativa también comprende la sensorización de las plazas de carga y descarga, una nueva señalización y el impulso de los microhubs urbanos a través de proyectos de colaboración público-privada, con la intención de afianzar el abastecimiento nocturno de mercancías y el reparto urbano con vehículos de bajas emisiones en instalaciones que se ubicarían en el interior de la M-30 para facilitar la desconsolidación de la carga.

Por otra parte, las autoridades municipales madrileñas reforzarán la vigilancia en las plazas de carga y descarga con nuevos operarios del Servicio de Estacionamiento Regulado que comprobarán el uso de estas zonas por turismos.