El tráfico ferroviario de contenedores en el puerto de Barcelona ha crecido un 46% en los seis primeros meses de 2021, sumando un movimiento total de de 161.735 TEUs, en comparación con los 111.132 TEUs movidos en el mismo periodo de 2020.

Este importante incremento ha hecho que la cuota ferroviaria, en cuanto a los contenedores, alcance niveles de récord y haya terminado la primera mitad del año situándose en el 16,1%.

El impulso del ferrocarril en el ámbito de los contenedores es debido, principalmente, a la apuesta que están haciendo la gran distribución y las empresas industriales para el transporte de mercancías en tren, tanto con respecto a las importaciones como a las exportaciones.

También han contribuido a estos resultados el buen comportamiento que siguen teniendo las mercancías refrigeradas y el retorno a la actividad, hace unos meses, de la terminal de Pla de Vilanoveta en Lérida, de la mano de APM Terminals Spain Railway.

Crecen los automóviles que salen del puerto por ferrocarril

En cuanto al movimiento de vehículos por ferrocarril, en los primeros seis meses del año el tráfico ha sido de 113.326 unidades, lo que representa un incremento del 63% respecto al año anterior. Esta cifra sitúa la cuota del tren en un 42,25%.

El incremento del transporte de vehículos por tren está en línea con la progresiva recuperación de los tráficos marítimos de automóviles (+ 31% en el primer semestre), uno de los sectores que más ha sufrido el impacto de la Covid-19 en el puerto.

También crecen las circulaciones ferroviarias entre los meses de enero y junio, con una media de prácticamente 1.000 circulaciones mensuales, un 48% más respecto a las cifras de hace un año.

Así pues, el tráfico total de trenes en el puerto de Barcelona ha registrado cifras de récord, con 1.059 circulaciones realizadas durante el mes de mayo, superando el máximo histórico de circulaciones mensuales, que se alcanzó en julio de 2019 con 1.020 circulaciones.