El sindicato Semaf informa de que el último consejo de administración de Renfe ha aprobado «la creación de una empresa privada de transporte de mercancías y la búsqueda de un socio privado con quien compartir al 50% esta nueva empresa privada».

Según la central sindical, «sus intenciones según han manifestado verbalmente y por escrito, son las de traspasar a esta empresa privada la mayor parte de cargas de trabajo, así como los principales activos».

Así mismo, el sindicato afirma que la intención de la dirección del operador ferroviario público es la «de dejar a la actual empresa pública, Renfe Mercancías, con un tamaño y cargas laborales inferiores a las de la empresa privada (dejando el transporte militar y poco más en el lado público)».

La entidad considera esta acción «un nuevo atraco a la empresa pública ferroviaria» y señala que «todo parece apuntar a que están vaciando y endeudando a la empresa pública para luego ceder sus bienes y carga laboral a la empresa privada«, por lo que ha votado en contra de este punto en el consejo de administración.

Semaf se muestra «rotundamente en contra de este vaciado que pretenden hacer de la empresa pública en el transporte de mercancías» y se considera «la única organización sindical en oponerse» a esta iniciativa.

Búsqueda de un socio industrial

En esta misma línea, Renfe reconoce que se ha aprobado la puesta en marcha de un proceso de búsqueda de un socio industrial de Renfe Mercancías, con el fin de que la filial «se convierta en un operador logístico integral para adaptarse a las necesidades del mercado y abrir nuevas oportunidades de negocio».

La dirección del operador estima que la incorporación de un socio estratégico «permitiría incrementar el volumen de negocio, el valor añadido de los servicios ofertados y la presencia internacional junto con el desarrollo, en paralelo, de un Plan de Reordenación de la Sociedad», con, apostillan, «vocación de futuro y permanencia a largo plazo mediante un modelo de gestión compartida con un socio, abordando proyectos logísticos tanto en el ámbito nacional como en el internacional».

Lentamente parece ir abriéndose camino el proceso iniciado con el anterior Gobierno del PP para que la filial de mercancías de Renfe acabe absorbida por algún otro gran operador ferroviario público.