La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, espera que los cambios legales acordados con el Comité Nacional este pasado viernes, 17 de diciembre, queden plasmados en un Real Decreto Ley que aprobaría el Consejo de Ministros antes de finales de febrero, como muy tarde.

El instrumento legal acordado entre el Gobierno y los transportistas permite que el Ejecutivo apruebe estos cambios por razones de urgente necesidad, aunque, en todo caso, después deberá ser ratificado por el Congreso de los Diputados en un plazo máximo de treinta días, a contar desde su promulgación.

En concreto, este Real Decreto Ley introduciría una serie de modificaciones puntuales en la Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías.

Con más detalle, Transportes pretendería modificar el artículo 20 de la Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías para prohibir que los conductores tengan que realizar las labores de carga y descarga.

De igual manera, a través de la modificación del artículo 22 de la norma se quiere recortar el tiempo de espera de las dos horas actuales a una hora, a partir del que los transportistas tienen derecho a una indemnización por paralización.

Además, en el el artículo 38 de la Ley del contrato de transporte terrestre de mercancías se incluiría la cláusula de estabilización del precio del gasóleo en los contratos de transporte, sin posibilidad de pacto en contrario.

Estos tres cambios legales constituyen algunas de las peticiones más urgentes y ambiciosas de los transportistas, aunque también están llamadas a generar polémica entre sus clientes por el posible imacto económico que sin duda tendrán.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px