Comienza una semana clave para confirmar si el Gobierno quiere encontrar un acuerdo realista con el transporte, o para certificar que, una vez más, se trata de dar una patada a aseguir a las peticiones de los transportistas para hacer tiempo y dividir al sector.

Más allá de las promesas de la reunión del pasado viernes, 19 de noviembre, la secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, se ha comprometido con el Comité a llevar las reivindicaciones que quedan fuera de su ámbito de actuación a los Ministerios correspondientes para que estudien la posibilidad de cumplirlas.

Son los casos concretos de la fiscalidad del combustible, la regulación de las actividades de carga y descarga por los conductores o la cláusula de revisión de precios por incremento de los costes del gasóleo, entre otros aspectos.

En total serían hasta cuatro Ministerios los que tendrían que analizar diferentes cambios legales relacionados con diversas reivindicaciones del sector.

Según representantes presentes en el encuentro, Transportes se ha comprometido a presentar al Comité una plataforma con las medidas a tomar para cumplir con las reivindicaciones del sector este miércoles, 24 de noviembre.

La elección de la fecha parece sugerir que los secretarios de Estado involucrados analizarán esta misma semana, en la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios que se celebra para prepara el Consejo de Ministros, posibles soluciones para evitar el paro patronal convocado para mediados de diciembre, que luego se trasladarán a los transportistas para que a su vez las examinen.

Transportes hablará con hasta cuatro Ministerios para trasladarles las peticiones del sector.

Está previsto que una vez se conozca la plataforma de medidas propuestas por la Administración este miércoles, el Comité en pocos días para ver si cumple con sus expectativas o no.

La idea de Transportes de involucrar a otros Ministerios no es nueva. Ya se ha utilizado en ocasiones anteriores, con resultados dispares. El último de ellos no ha servido para nada y, tras una paciente espera por parte del sector, ha desembocado en la convocatoria de paro que ahora se intenta sofocar contra reloj.

Lo cierto es que el Comité comprende que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana está justo en medio y que algunas de las cuestiones en discusión quedan fuera de su ámbito de actuación, pero también reclama la implicación del Gobierno en su conjunto para poner coto a algunas prácticas que considera irregulares y que aprovechan la atomización del sector para imponer unas condiciones de servicio que, en su opinión, han derivado en una galopante degradación del sector, plenamente constatares en las condiciones del mercado español de transporte.

Sin embargo, la puesta en escena parece casi de manual. Si el sector rechaza la propuesta que va a presentar Transportes este miércoles, el Gobierno tendrá una excusa para echar la culpa del paro a unos transportistas inflexibles e insolidarios en estos tiempos duros que nos ha tocado vivir.

Por el contrario, el Comité vuelve a arriesgarse a que, como en ocasiones anteriores, si cede, a la larga, las promesas realizadas queden en agua de borrajas. La solución, en unos días.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px