El ferry San Gwan, de la naviera alemana FRS, embarrancó alrededor de las 21:55 horas del pasado sábado, contra el islote es Malvins, cuando salía del puerto de Ibiza con 35 pasajeros a bordo y 12 tripulantes.

Salvamento Marítimo activó un dispositivo en el que fueron movilizados el buque Savamar Acrux, miembros de los Geas, prácticos del puerto, el helicóptero Helimer 205 con base en Mallorca, así como empresas especializadas en trabajos subacuáticos. También otro ferry que se encontraba en la zona colaboró en las tareas de rescate.

El accidente ha dejado 25 heridos, dos de ellos graves de nacionalidad española y otros 7 menos graves. Se trata de dos niños de 10 y 12 años de edad. El primero de ellos se encuentra hospitalizado en Son Espases y está estable dentro de la gravedad, mientras que el otro ya ha sido dado de alta. El resto de personas fue trasladada al puerto con la embarcación de Salvamento Marítimo.

La colisión ha afectado a la proa de la embarcación, mientras que los tanques de combustible están ubicados en popa, por lo que no se han registrado vertidos. Le corresponde ahora a la naviera evaluar el grado de afectación de la embarcación y presentar un plan de reflotamiento a Capitanía Marítima para minimizar el riesgo de contaminación.

El capitán marítimo, Luis Gascón, ha señalado que el ferry accidentado iba a una velocidad alta, si bien se considera normal para un buque de estas características en ese momento de la travesía, por lo que el impacto ha sido considerable.

Desde la naviera FRS han agradecido la colaboración de Salvamento Marítimo que se ha ocupado de las tareas de rescate, así como del resto de las instituciones que han participado en la emergencia.