Durante el pasado mes de abril, un total de 487 trabajadores del transporte y almacenamiento se han visto afectado por expedientes de regulación de empleo, un 88,62% menos que en el tercer mes de 2022.

De todos ellos, según los últimos registros publicados recientemente por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, un total de 175 se han visto sometidos a despidos colectivos, un 360,53% anual más, otros 306 a suspensiones de contratos, un 74,63% menos que hace un año, y seis a reducciones de jornada, un 99,8% menos que en abril de 2022.

Con más detalle, por segmentos de actividad, durante el pasado mes de abril, estas medidas extintivas de la relación laboral han afectado a 69 trabajadores en el transporte terrestre, a catorce en transporte aéreo, a 368 en el segmento de almacenamiento y actividades anexas al transporte, así como a otros 36 en actividades postales y de correo.

En todo el país hasta 15.497 empleados han sufrido alguna medida de este tipo en el tercer mes de este mismo año. En concreto, de todos ellos, 3.464 se han visto sometidos a despidos colectivos, 11.511 a suspensiones de contratos y 522 a reducciones de sus jornadas de trabajo.

Como consecuencia, el transporte y almacenamiento copa un 3,14% del total de trabajadores afectados por EREs en toda la economía española durante el tercer mes de este mismo ejercicio.