Hay esperanzas en que la prohibición de que los conductores hagan labores de carga y descarga, que entra en vigor este 2 de septiembre, ayude a cambiar la situación laboral del colectivo.

Sin embargo, los registros estadísticos indican que poco ha variado por el momento, tal y como temían muchos transportistas, aunque también se está al comienzo de una importante transformación.

Hubiera sido previsible que, dado que ahora los conductores tienen prohibido cargar y descargar, se hubieran incrementado las contrataciones del personal de almacén encargado de estas tareas, pero no ha sido así.

Las cifras oficiales señalan que la contratación de carretilleros se ha desplomado un 37,15% anual y un 9,29% mensual en julio.

De igual modo, los nuevos contratos suscritos en julio para peones de descarga son un 30,44% menos de los que se suscribieron en el séptimo mes del año pasado, e incluso un 5,59% menos de los que se suscribieron un mes antes, en junio de este mismo ejercicio.

Aun así, podría argumentarse que ambos datos son anteriores a la entrada en vigor de la prohibición de la carga y descarga por los conductores a primeros de septiembre, pero lo cierto es que el avance de datos de afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto tampoco refleja incrementos de contratación de este tipo de personal.

Al menos los registros generales reflejan que el comercio ha recortado sus contrataciones de trabajadores asalariados un 0,48% en agosto, mientras que la industria manufacturera lo ha hecho en un 0,83%, mientras que el propio sector logístico y de transporte las ha incrementado un leve 0,09%.

Además, por otra parte, los cálculos del Ministerio de Trabajo constatan que el paro ha crecido en el sector servicios un 1,85% entre julio y agosto.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110