El indicador adelantado del sector industrial español vuelve a presentar una nueva caída en noviembre de tres décimas porcentuales con respecto a octubre.

El índice detecta que persisten la crisis de suministro y la presión sobre los precios, circunstancias que hacen que la producción haya aumentado a un ritmo más lento, mientras que, al tiempo, las empresas se muestran cada vez más preocupadas por el futuro.

Sin embargo, la demanda ha mantenido una tendencia positiva en el mes, a medida que se han incrementado los nuevos pedidos y las empresas han aumentado la contratación de personal.

Por contra, los precios de los metales, los envases, el combustible, la electricidad y el transporte de mercancías se han encarecido en noviembre.

De igual modo, los plazos medios de entrega de los abastecimientos han seguido alargándose, debido al desajuste existente entre la oferta y la demanda en los mercados mundiales de productos.

A la vez, la alteración de flujos en el transporte marítimo ha dificultado el abastecimiento y se ha convertido en un impedimento importante para el crecimiento de la producción en noviembre.

En este contexto, la inflación generalizada y los problemas de suministro ha afectado a la confianza empresarial, que se colocado en sus niveles más bajos de los últimos trece meses.

Así mismo, la coyuntura lleva a las empresas incrementar las compras y a aumentar sus stocks por sexto mes consecutivo, mientras que, por otra parte, crecen con fuerza los pedidos, con lo que se acumulan los trabajos atrasados, que vuelven a elevarse por décimo mes consecutivo.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px