La facturación del comercio electrónico en España aumentó en el cuarto trimestre de 2020 un 9,3% anual hasta alcanzar los 14.613 millones de euros, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Así pues, en todo el ejercicio, el e-commerce ha tenido una cifra de negocio total de 51.600 millones de euros, un 5,8% más que un año antes.

Por número de transacciones, en los últimos tres meses de 2020 se han registrado más de 307 millones de transacciones, un 26,9% más.

Los sectores de actividad con mayores ingresos han sido las prendas de vestir, con el 9,8% de la facturación total. Por detrás se colocan la suscripción de canales, con el 5,1% y los juegos de azar y apuestas, en tercer lugar, con el 4,9%.

De igual modo, en cuanto a la segmentación geográfica, las webs de comercio electrónico en España se han llevado el 39% de los ingresos en el cuarto trimestre de 2020, mientras que el 61% restante se corresponde con compras con origen en España hechas a webs de comercio electrónico en el exterior.

Consecuentemente, el saldo neto exterior arroja un déficit de 7.691 millones de euros.

El volumen de negocio de las transacciones con origen en España y dirigidas hacia el exterior ha sido de 8.909 millones de euros, un 30,1% más que en el cuarto trimestre del año anterior, mientras que las ventas desde webs españolas hacia el exterior se han situado en una facturación de 1.218 millones de euros, un 49,4% menor que en el cuarto trimestre del año anterior.

Así mismo, los ingresos de comercio electrónico dentro de España han aumentado un 9,1% interanual hasta los 4.486 millones de euros.