Según los datos facilitados por la Asociación de Fabricantes de Remolques y Semirremolques Asfares, la matriculación de remolques y semirremolques de más de 12 toneladas en abril de 2021 ha sido de 1.222 unidades.

Dado que las cifras empiezan a no ser comparables con el año anterior, como consecuencia de la pandemia por el Covid-19, es preferible establecer la referencia con respecto a 2019. En esta situación, el incremento ha sido del 25,7%, con respecto a las 972 unidades de hace dos años.

Más reseñable es sin embargo el crecimiento sostenido que se viene dando en las cifras mensuales durante todo el primer cuatrimestre, en el que con un acumulado de 4.919 unidades y 689 unidades más que en 2019, equivale a un crecimiento del 16,53%.

Estos resultados, confirman una recuperación sostenida, que refleja un buen ritmo en las renovaciones de flotas, que se detuvieron durante todo el pasado 2020.

Una recuperación que se extiende a todos los segmentos, con la excepción de las cisternas (-20,41%) y de los portacontenedores (-13,54%), siempre en la comparativa respecto del mismo período de 2019.

Son los furgones (+26,97%), empujados por el auge del e-commerce y la necesidad de afrontar los crecimientos experimentados por las compras en el canal on-line y las lonas (+23,28%) los dos segmentos con mayores crecimientos. También los frigos, en el final de la campaña, se juntan a este rally de matriculaciones (+17,03%).

En cuanto a fabricantes, nuevamente Lecitrailer mantiene el primer lugar con 1.257 unidades (+48%) y una cuota de mercado que sube hasta el 25,55%, aupado por el crecimiento en frigos y su nueva generación de semirremolque frigorífico ‘Evolution’. En segundo lugar Schmitz con 1.131 unidades. A destacar el tercer puesto del especialista en frigos Sor Ibérica, que en el año de su 59 aniversario, cosecha en el cuatrimestre 294 unidades.

En cuanto a las previsiones, extrapolando las cifras de este primer trimestre, se podría aventurar alcanzar las 14.000 unidades a finales de 2021, por encima del cierre de 2019, que equivaldrían a un crecimiento en el entorno del 30%, con respecto al anómalo 2020 y de un +12% respecto de las de 2019. En cualquier caso, lejos aún del máximo de 15.942 unidades matriculadas alcanzado en 2016.

Los avances en la campaña de vacunación y la esperanza de alcanzar en otoño la llamada «inmunidad de rebaño» junto con las ganas de recuperar el ritmo y la actividad comercial y vital en los próximos meses, parecen traer algo de esperanza para un segmento que necesariamente a de volver a invertir en la puesta a punto de una de las mejores flotas de transporte del continente.