El presente escenario de transición energética acelerada presenta grandes retos para puertos como el de Gijón, en el que los graneles energéticos tienen un gran peso.

Ante esta situación, el enclave asturiano busca nuevos tráficos para lograr un punto de equilibrio adecuado a la nueva realidad y apuesta por mejorar sus conexiones como factor clave en este proceso de diversificación.

Laureano Lourido, presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, analiza en exclusiva para Cadena de Suministro, la situación actual de la rada y sus proyectos de transformación.

– Cadena de Suministro (CdS): ¿Cómo ha evolucionado el tráfico el pasado 2019? 

– Laureano Lourido (LL): Pues un poco mejor de lo esperado.

El nuestro es un puerto en el que la actividad siderúrgica y energética juegan un papel muy importante, y las menores horas de funcionamiento de las térmicas, así como las paradas para su modernización de diversas instalaciones en ArcerlorMittal, han supuesto una disminución significativa del movimiento de graneles que, por fortuna, hemos podido paliar en parte con nuevos traficos de carbón procedente, sobre todo, del norte y con destino a países del mediterráneo.

– CdS: ¿Cuáles han sido los tráficos que mejor comportamiento han tenido a lo largo del ejercicio?

– LL: Hay un crecimiento sostenido en los últimos años de mercancía contenerizada, y el pasado ejercicio no ha sido una excepción.

La digitalización del enclave repercutirá en facilidades y mejora de costes para todos los agentes portuarios.

– CdS: ¿Cuáles son las principales líneas estratégicas de la Autoridad Portuaria para los próximos meses, tanto en el ámbito de inversión y proyectos, como en gestión?

– LL: No se prevén grandes inversiones a medio plazo. Las necesidades en este campo están cubiertas para un horizonte amplio a través de la ampliación llevada a cabo, que dota de mayor y mejor funcionalidad a las instalaciones portuarias.

Sí se acometerán trabajos de mejoras medioambientales y de ampliación de las conexiones ferroviarias internas, aunque un capítulo importante debe abrirse una vez que la alta velocidad llegue a Asturias en los próximos meses.

Y mención aparte merecen los nuevos accesos por carretera, que se encuentran en fase de construcción por el Ministerio de Fomento.

La gestión seguirá teniendo por norte ganar eficiencia, y en este campo la profunda digitalización de la misma que ya se está acometiendo debe permitir un salto hacia delante que tendrá también su repercusión en facilidades y mejora de costes para todos los agentes portuarios.

Laureano-Lourido-AP-Gijon

Laureano Lourido, presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón.

– CdS: ¿Qué previsiones hay de recuperar la línea con Nantes? ¿Qué suponen las obras del nuevo PIF y la nueva línea de Maersk? ¿Qué trabajos se llevarán a cabo para afianzar el liderazgo en el tráfico de graneles?

– LL: Los trabajos encaminados a recuperar esta línea evolucionan conforme a lo previsto, dada su complejidad y la multiplicidad de agentes –públicos y privados– que intervienen en ello.

Creo que a todos nos gustaría que fuera más rápido, pero los pasos que se están dando son firmes y bien encaminados a nuestro juicio.

La nueva línea de Maersk es una magnífica noticia, pues abre muchas, y buenas, posibilidades a los empresarios de nuestro entorno y aumentará la competitividad de sus movimientos de sus mercancías y productos.

– CdS: ¿Se centrará el puerto en captar nuevos tráficos o en consolidar los ya existentes?

– LL: No son actividades contradictorias. Los graneles van a seguir siendo, por fortuna y durante muchos años, un firme soporte de nuestra actividad y su manejo cada vez más rápido y eficiente es uno de nuestros principales objetivos.

Pero como señalé antes, el movimiento de mercancías a través de contenedores está creciendo a un ritmo muy fuerte que, estoy seguro, aumentará aún más en la medida que las conexiones ferroviarias mejoren, lo que es más que previsible a corto plazo.

Los trabajos encaminados a recuperar la línea con Nantes evolucionan conforme a lo previsto, pese a su complejidad y la multiplicidad de agentes.

– CdS: ¿Cómo cree que evolucionará el tráfico de mercancías nacional e internacional y cómo afectarán las tendencias al puerto?

– LL: Estaremos muy atentos a corto y medio plazo al proceso de descarbonificación en marcha y qué efectos puede tener sobre el tráfico, sobre todo, de carbón térmico que, lógicamente, tendrá una tendencia a la baja.

Otros tráficos ya están creciendo y en la medida que la economía también lo haga, a lo que debemos contribuir con nuestros mejores y mayores esfuerzos, confío en que alcanzaremos un nuevo punto de equilibrio razonable.

– CdS: ¿Qué previsión de tráficos tienen para este ejercicio?

– LL: Pues creo que nos moveremos en el entorno de los 18 millones de toneladas. Quizás un poco más. Vamos a trabajar duro para que así sea.