Entrevista con Ramón García, director general del Centro Español de Logística

«Las cadenas de suministro replantean sus modelos desde un enfoque más centrado en la resiliencia y la sostenibilidad»

Ramón García ha tomado las riendas del Centro Español de Logística con la intención de impulsar la actividad de una asociación histórica a partir de la innovación para convertirla en un verdadero punto de encuentro profesional.

Martes, 08/03/2022 por CdS

Ramón García: "Estamos en pleno proceso de adaptación a nuevos modelos de negocio".

Ramón García impulsa desde hace unos meses, con ese entusiasmo de «persona sin ánimo de lucro» que le caracteriza, el Centro Español de Logística como nuevo director general. Conoce la casa desde hace 16 años y antes de incorporarse al CEL desarrolló una intensa vida profesional en el sector que, además, también incluye una activa vida docente que, dice, le ayuda a estar en contacto con los profesionales más jóvenes y al cabo de la calle en todo lo nuevo que se mueve alrededor de la actividad logística.

Su espíritu inquieto, de madridista convencido, le lleva a ser una fuente inagotable de proyectos e ideas volcadas en la innovación, una innovación que está transformando la actividad logística y a la que el director general del CEL coloca como eje vertebrador para la actividad de una de las instituciones con más larga y profunda trayectoria del panorama logístico español.

– Cadena de Suministro (CdS): ¿Cómo llega Ramón García a la dirección general del CEL?

– Ramón García (RG): Tras la salida del anterior director general para iniciar una nueva andadura profesional el pasado mes de noviembre, la junta directiva del CEL decidió que a la hora de buscar relevo lo mejor era contar con alguien de la casa, como es mi caso, que lleva años trabajando en la organización y que conozco profundamente, tanto la institución por dentro como el sector.

Además, también se ha buscado un perfil relacionado con la innovación, que es un terreno en el que vengo trabajando desde hace años.

– CdS: ¿Cuáles son sus prioridades al frente de la institución?

– RG: Las prioridades fundamentales como asociación se centran en ser una de las palancas para poner en valor la actividad logística a nivel nacional. Esto se va a articular a través de eventos alineados con los temas más relevantes de la actualidad

Por otra parte, vamos a reactivar los comités y grupos de trabajo que son una tradición en la institución y vamos a tratar de incorporar nuevas tecnologías e innovación en todo lo que hacemos. Por último revisaremos el portfolio de formación para adecuarlo a las necesidades actuales del sector, tanto en formato, como en contenidos.

La tecnología ahora es disruptiva. Eso te obliga a subirte al tren de las tecnologías y, en este sentido, el CEL tiene que ayudar a las empresas para que conozcan las tecnologías que vienen y las apliquen. No podemos estar anclados en lo que se hacía hace veinte años. El CEL siempre ha ido por delante, de la mano de las tecnologías y viendo qué pueden aportar a nuestra actividad.

El CEL ha buscado siempre ser un punto de encuentro desde el que construir el futuro de la actividad. No hay ninguna otra asociación que tenga un rol similar.

– CdS: ¿Proyectos concretos para los próximos meses?

– RG: El proyecto en el que más centrados estamos es el de las tecnologías inmersivas y del metaverso. Nos va a acaparar bastante, porque tenemos que analizar profundamente cómo impacta al sector y qué supone a nivel interno para el CEL.

En este ámbito, desde el pasado mes de octubre contamos con una sala de tecnologías inmersivas que es única en España y que se centra en divulgar gammificación, gemelos digitales y simulación dentro del transporte y la logística, con aplicaciones en pruebas de modelos y operativas, formación y entrenamiento, así como para el metaverso, que son las que más nos interesan por las implicaciones que puede tener para la logística, que en futuro podría convertirse en el nexo entre el mundo virtual y el real. Además de otras iniciativas relacionadas con diferentes proyectos europeos.

Para hacer frente a esta etapa, el CEL se está reforzando con perfiles relacionados con las nuevas tecnologías y también queremos impulsar el papel del márketing digital, porque nuestra oferta formativa es muy amplia. Por último, también tenemos que trabajar la gestión interna de la institución.

 

Ramón García trabaja en el Centro Español de Logística desde hace 16 años.

 

– CdS: ¿Cómo ve el panorama asociativo del sector logístico en España? ¿Qué cree que aporta el CEL?

-RG: Cada organización tiene su espacio y su ámbito de actuación. El CEL ha buscado siempre ser un punto de encuentro desde el que construir el futuro de la actividad. No hay ninguna otra asociación que tenga un rol similar.

Hacen falta espacios para el debate como el que propone el CEL para buscar consensos que engloben a toda la cadena, con la vista puesta en el cliente. Además, están apareciendo nuevos players a los que tenemos que dar su espacio en la cadena de valor.

– CdS: ¿Hacia dónde se dirige el sector?

– RG: La cadena de suministro es un ecosistema que ha cambiado radicalmente en los últimos años. Estamos en pleno proceso de adaptación a nuevos modelos de negocio. Tras una gran disrupción, ahora toca estabilizar la situación, porque en poco tiempo nos hemos dado cuenta de que la cadena de suministro necesita ser más resiliente y, además, han cambiado los hábitos de consumo.

Como consecuencia, las cadenas de suministro están replanteándose sus modelos desde una perspectiva menos basada en el coste y más centrada en la resiliencia y en la sostenibilidad.

Las cadenas de suministro están replanteándose sus modelos desde una perspectiva menos basada en el coste y más centrada en la resiliencia y en la sostenibilidad.

– Cds: Ramón García tiene gran experiencia en distribución urbana, ¿cómo está evolucionando este segmento y hacia dónde va?

– RG: Tiene que ir hacia un cambio de acercamiento al problema, porque creo que desde la Administración se apunta al efecto y no la causa del problema. Todas las medidas que se están tomando están enfocadas al trasporte, pero el problema del reparto urbano no es de transporte. Es de cambio de hábitos de consumo.

Por eso creo que hay cambiar el modelo de ciudad y trabajar todos en ciudades adaptadas a la logística. Eso implica que las Administraciones incluyan la cadena de suministro en su agenda y que todos los agentes que conforman la cadena de valor se impliquen en lograr consensos.

Después, teniendo esto encima de la mesa, hay que buscar por una solución armoniosa, con un enfoque sistémico, pero el primer paso consiste en que la Administración entienda que el problema de la logística urbana no es de transporte, porque solo cambiando las flotas a vehículos eléctricos, la congestión no desaparece.

– CdS: ¿Qué aporta Ramón García como director general del CEL?

– RG: Puedo aportar experiencia y conocimiento del sector. Me interesa que la actividad logística se fortalezca en España a partir de la innovación.