obra-de-gse-para-itm-castet

El interés de los operadores logísticos aumenta la confianza de los dueños del suelo y los constructores para levantar nuevas naves a riesgo.

El mercado inmologístico vive actualmente una época dorada. La mejora de la economía que se viene experimentando durante los dos últimos años está motivando un crecimiento del consumo, sobre todo en las compras on-line, que necesita de un progresivo aumento de las infraestructuras destinadas a consolidar y almacenar las mercancías.

El crecimiento económico del país ha traído consigo un escenario en el que cada uno de los actores que participan en este mercado se ven beneficiados. Los inversores y promotores inmobiliarios encuentran en los activos logísticos una mayor rentabilidad que en otros subsectores, lo que les motiva a lanzar promociones a riesgo, que no habían tenido cabida en España durante los años de crisis.

Al reactivarse el desarrollo de superficie logística, tanto las compañías como los operadores disponen de una mayor oferta de activos donde elegir y, si no encuentran el adecuado, también observarán una mayor predisposición por parte de los promotores para construir naves bajo demanda.

Los 230 millones de euros de inversión en 1T de 2017 en el mercado inmologístico representa un incremento del 70,4% respecto al mismo período del 2016.

A su vez, el interés de los operadores logísticos aumenta la confianza de los dueños del suelo y los constructores para levantar nuevas naves a riesgo. En este caso, la pescadilla que se muerde la cola representa un círculo positivo para el mercado.

Un mercado de récord

Por tanto, no es de extrañar que el sector inmologístico mantenga en 2017 las cifras récord que cosechó en 2016. El volumen de inversión en el mercado inmologístico en el primer trimestre de 2017 ha alcanzado los 230 millones de euros, lo que representa un incremento del 70,4% respecto al mismo período del 2016, según el 1Q Monitor Mercado Logístico de Madrid y Barcelona de Aguirre Newman.

En los tres primeros meses de 2017, la contratación de espacios logísticos en los mercados de Madrid y Barcelona ha alcanzado los 251.866 m² en 29 operaciones. En Madrid, la demanda de espacios logísticos ha superado los 127.700 m², lo que supone alcanzar, en el primer trimestre del año, el 31,5% de la contratación total de 2016.

En Barcelona, la contratación de espacios logísticos durante el primer trimestre ha superado los 124.160 m², lo que representa un incremento del 40% sobre el mismo periodo de 2016.

Los dos sectores que están impulsando el desarrollo y la contratación de suelo logístico en los últimos meses son, sin duda, el e-commerce y la alimentación.

Los buenos resultados del primer trimestre de 2017 mejoran un 2016 que fue espectacular, en el que la inversión inmologística ascendió a los 819 millones de euros para duplicar a la de 2015, cifrada en 434 millones de euros. Según los datos de JLL, se trata del mejor registro de los últimos diez años.

Reactivado por el e-commerce y la alimentación

Si hay dos sectores que están impulsando el desarrollo y la contratación de suelo logístico en los últimos meses son, sin duda, el e-commerce y la alimentación. Las principales actuaciones de este 2017 han sido encargadas por las cadenas de supermercados: Lidl sigue ampliando su gran plataforma de Alcalá de Henares y proyecta levantar en Barcelona una del mismo tamaño; Carrefour ha inaugurado recientemente su nueva plataforma de frío en la Zona de Actividades Logísticas del puerto de Barcelona.

Por su parte, el Grupo Miquel Alimentació ha alquilado 21.000 m² en la plataforma logística Casablanca, en el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz, donde ya está instalado Calidad Pascual; Mercadona iniciará en 2017 la construcción de su nueva plataforma logística en la Comunidad Valenciana; y un largo etcétera que promete extenderse aún más en los próximos meses.