El comité ejecutivo de la Asociación de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo, Anesco, se ha reunido en Madrid para analizar los datos de tráfico marítimo de 2019 hechos públicos por Puertos del Estado.

Los empresarios de la estiba han alertado del retroceso generalizado que se ha producido, pues con un crecimiento anual del 1,53% frente al 3,3% registrado en 2018, y con una tasa anual media sostenida del 3,36% en la última década, la tendencia se percibe claramente negativa.

Esto se une a la rebaja de las expectativas de crecimiento económico nacional, que está lastrando el desarrollo de las importaciones y las exportaciones. Además, la patronal de la estiba cree que el sector se verá también afectado por una caída en los tráficos de transbordo, debido a la fuerte competencia entre las rutas marítimas internacionales.

También deben tenerse en cuenta las fuertes inversiones que se están realizando en infraestructuras portuarias en países cercanos, como Portugal, Italia o Marruecos, así como el hecho de que los costes operativos medios son más elevados en las terminales españolas.

Frente a este escenario, desde la Asociación recuerdan la necesidad de implementar medidas que permitan potenciar la competitividad de los puertos españoles. Entre ellas, destaca la bajada de las tasas portuarias, una participativa toma de decisiones de inversión pública y la apuesta por la intermodalidad.

Asimismo, exigen no continuar incrementando la presión financiera sobre las empresas y mejorar el marco de las relaciones laborales. Para la consecución de estos objetivos, han recordado la necesidad de retomar la revisión del Marco Estratégico del sistema portuario español.