Se denomina flujo tenso al flujo de mercancías que llegan a un destino en el momento en que van a ser utilizadas. Dicho de otro modo, es el producto que entra en un almacén con la previsión de que sea expedido el mismo día.

Esta puede ser, a grandes rasgos, la sencilla explicación de un proceso logístico tremendamente complejo en el que las cadenas de suministro de fabricantes, distribuidores y retailers deben estar perfectamente sincronizadas.

Con el fin de analizar las claves que permitan optimizar este proceso, cadenadesuministro.es ha organizado en la sede del Centro Español de Logística (CEL), con la colaboración de Palibex, la mesa redonda ‘El flujo tenso en la cadena de suministro y su repercusión en el stock y el aprovisionamiento’.

[youtube video=»h2y8ObI1RsI» ancho=»480″ alto=»300″]

Durante el encuentro, los expertos reunidos en torno a la mesa han coincido en que este procedimiento viene impuesto de «aguas arriba» y lo demanda, sobre todo, el cliente final.

Del mismo modo, también se han mostrado de acuerdo en que la colaboración, tanto entre los diferentes actores que participan en el proceso como en la propia organización interna de la empresa, es vital para el correcto funcionamiento de la cadena logística. 

Logística colaborativa

Con respecto a la logística colaborativa entre diferentes empresas, el director de Operaciones y Desarrollo del Grupo IFA, Juan Ramón González, ha explicado los detalles de la plataforma logística puesta en marcha para mejorar la eficiencia de sus 34 asociados.

La plataforma piloto, establecida en Guadalajara ha iniciado operaciones el pasado mes de julio. Con su puesta en marcha se pretende mejorar una parte de las entregas de los clientes pero, sobre todo, «coordinar la información de todos los asociados y proveedores» desde un único punto.

Para Marina de Bonis, jefe de Planificación de la Cadena de Suministro de Deoleo

Para Marina de Bonis, jefe de Planificación de la Cadena de Suministro de Deóleo, una de las mayores ventajas del flujo tenso es la posibilidad de conocer en todo momento la demanda del producto.

La colaboración entre distribuidores y retailers se hace especialmente necesaria en el ámbito de las promociones puestas en marcha por las tiendas, ya que, en muchas ocasiones, estas no son conscientes del trabajo logístico que hay detrás. 

Por este motivo, en Groupe Bell llevan dos años «sentándose» con los clientes para compartir información en este tipo de ofertas, con el fin de anticiparse a la demanda y las necesidades del stock, según ha señalado el director de Servicio al Cliente de la compañía, Alberto Barbero.

No obstante, Barbero ha reconocido que sigue siendo «difícil» llevar a cabo este tipo de reuniones, opinión que han compartido tanto Juan Ramón Gonzalez como Victoriano García, director de logística de Bonduelle Ibérica.

Colaboración interna

Salvar este obstáculo pasa, a su vez, por aumentar la colaboración entre los distintos departamentos de las empresas ya que, como ha señalado González, «la negociación variará enormemente si se hace desde Logística o desde Ventas».

Por este motivo, para el director general de Servicios Logísticos del Grupo Mahou, Miguel Ángel Miguel, ambas divisiones deben colaborar para establecer una estrategia conjunta, en la que conceptos como previsiones de demanda, ventas, costes y beneficios se establezcan de forma consensuada.

Miguel Ángel Miguel, director general de Servicios Logísticos del Grupo Mahou

Para Miguel Ángel Miguel, director general de Servicios Logísticos del Grupo Mahou, los departamentos de Logística y el Comercial deben colaborar para establecer una estrategia conjunta.

A este respecto, Victoriano García se ha mostrado de acuerdo en que ese es el objetivo, pero la realidad es que apenas existe la colaboración. «Aunque nos sentamos a negociar», lo cierto es que «rara vez se consiguen acuerdos», debido a las distintas expectativas de unos y otros.

Unificación de criterios

Pero más allá de las actuaciones que empresas concretas puedan emprender, hay quién va un paso por delante y pide una unificación de criterios para las distintas compañías que integren un sector.

En este sentido, Alberto Barbero considera necesario unificar requisitos en lo que respecta a la caducidad de los productos a manipular, estableciendo fechas razonables, así como en los horarios de entrega, frecuencias y multas por incumplimientos de los servicios.

En todos estos aspectos, ha indicado el director, cada cliente viene estableciendo sus propias condiciones, dificultando enormemente el trabajo del fabricante.

Más allá del gran consumo

Si bien es cierto que el flujo tenso encuentra en el sector del gran consumo su máximo exponente, empresas de otras actividades se ven obligadas a llevarlo a la práctica. 

La colaboracion entre distribuidores y retailers se hace especialmente necesaria

La colaboración entre distribuidores y retailers se hace especialmente necesaria en el ámbito de las promociones puestas en marcha por las tiendas.

Se realiza, por ejemplo, en las imprentas, donde es muy difícil contar con un stock básico o distribuir de forma periódica, como ha señalado el responsable de logística y compras de Gráficas Aries, Javier Ramirez.

También en el mercado de las piezas de automoción, en el que los clientes no pueden esperar, según Silvano Navío, director de logística de Federal Mogul. Partiendo de esta premisa, la compañía apuesta por situar un almacén a menos de 24 horas de cualquier cliente y realizar varias entregas al día.

Tensión para el operador

Toda esta tensión se traslada, finalmente, al operador logístico encargado de manipular estas mercancías. Junto a la sostenibilidad y las estrictas normas medioambientales, se le pide que «llegue a tiempo, con penalizaciones de por medio, y que además sea económico».

Así lo ha señalado el director de Red de Palibex, José Antonio Mangas, tras indicar que, entre el alto nivel de producción y las exigencias de los clientes, es el distribuidor el que siempre tiene que estar ahí para dar el servicio. 

Silvano Navío, director de logistica de Federal Mogul

Para Silvano Navío, director de logística de Federal Mogul, la compañía ha apostado por situar un almacén a menos de 24 horas de cualquier cliente y realizar varias entregas al día.

Por este motivo, para una empresa de servicios de paletería como Palibex, o para un franquiciado como Fast Palet cuyo director de Desarrollo de Negocio, Manuel Bautista, también ha estado presente en la reunión, «no les queda otra» que practicar la logística colaborativa, ya que «o hablamos entre nosotros y con los clientes o estamos muertos», ha señalado Mangas.

Eficiencia en la logística del retail

El flujo tenso ha permitido a los fabricantes mejorar algunos puntos clave de su cadena de suministro, al adaptarla obligatoriamente a la eficiencia de la logística del retail. Así lo ha señalado Miguel, para quien el flujo tenso ha beneficiado, en términos generales, a todo el sector de la logística.

En su opinión, el traslado de la eficiencia logística del retail al sector industrial ha permitido a los fabricantes ser más flexibles en sus centros de producción, entender la gestión de su cadena de suministro de un modo global, incluyendo operaciones externas e internas, y mejorar el trabajo transversal en las asociaciones.

De este modo, «lejos de haber sido un perjuicio» para los fabricantes, como en un primer momento podría pensarse al trasladar mayores costes, un mayor número de referencias y reducir los plazos de entrega, entre otras cuestiones, «nos ha servido para ser más eficientes», afirma Miguel.

Una empresa como Palibex debe practicar la logistica colaborativa

Para José Antonio Mangas, director de Red de Palibex, a una empresa como Palibex «no nos queda otra» que practicar la logística colaborativa, ya que «o hablamos entre nosotros y con los clientes o estamos muertos».

En la misma línea, Marina de Bonis, jefe de Planificación de la Cadena de Suministro de Deóleo,  considera una de las mayores ventajas del flujo tenso la posibilidad de conocer en todo momento la demanda del producto.

El papel de las administraciones

Para Ramón García, director de innovación y proyectos del CEL, los principales dificultades que presenta este proceso, relacionados con la distribución de última milla en las ciudades, se verían beneficiados con una mejor gestión por parte de las administraciones que, desgraciadamente, no conocen «demasiado» lo que es la logística.

Así, mientras aumentan las restricciones al transporte de mercancías en aquellos puntos urbanos en los que, precisamente, se ubican un mayor número de retailers, los ayuntamientos de las ciudades no cuentan con una verdadera estrategia que facilite al sector, o permita al menos, el desarrollo de su actividad.