Actualmente, muchas empresas están experimentando ciertos cambios debido a la evolución de las nuevas tecnología, la coyuntura económica, la demanda del consumidor y las nuevas regulaciones estatales y supraestatales.

Pero, ¿cuáles son las tendencias que están teniendo un mayor impacto en las empresas de transporte?.

Con el título ‘Impulso de la innovación en los combustibles: ¿cuál es el futuro para los combustibles alternativos‘, DHL Supply Chain ha tratado de acercarse a la situación cada vez más compleja del suministro de combustible, a consecuencia del aumento de la regulación de las emisiones de gases nocivos a la atmósfera.

Así, las últimas cifras oficiales registradas por el operador logístico, muestra que el 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero generados por el transporte en el Reino Unido provienen de vehículos pesados.

Ante esta realidad, el gobierno británico instauró el objetivo de reducir este tipo de emisiones hasta un 34% en 2020, lo que conlleva una búsqueda, por parte de las empresas de transporte de mercancías, de un combustible alternativo que cumpla con los nuevos requisitos medioambientales a la vez que es eficaz y eficiente.

¿Combustibles innovadores?

Para ayudar en esta búsqueda, desde DHL Supply Chain se han analizado algunas de las ventajas y desventajas de varios tipos de combustibles alternativos, como es el caso de la electricidad. Desde DHL Supply Chain se considera, en general, que los motores eléctricos e híbridos son una solución «poco innovadora» cuya velocidad y potencia son aún reducidas aunque puede ser útil en la distribución urbana de mercancías, en donde estas dos desventajas pueden mitigarse.

En cuanto a los biocombustibles, son «totalmente neutrales en cuanto a emisiones de carbono», al estar producidos a partir de residuos o fuentes vegetales, por lo que son un «reemplazo directo» del uso del diésel. Sin embargo, muchas empresas descartan esta solución al tener una elaboración costosa. 

Por lo que respecta a los motores duales, actualmente se trata de una de las opciones con más clientes, gracias a que son baratos de adquirir, se pueden instalar fácilmente y reducen la huella de carbono. Sin embargo, desde DHL se reconoce que, a largo plazo, no es una solución viable, porque, en última instancia, los vehículos siguen funcionando con diésel.

Además de buscar combustibles alternativos, hay otras innovaciones tecnológicas que pueden ayudar a reducir el consumo de combustible y de emisiones, como son los GPS que, a través de la captación de datos, trazan las rutas más eficientes, o el diseño de los vehículos, con el desarrollo de formas aerodinámicas.

Infraestructuras

No obstante, según DHL, este esfuerzo por encontrar nuevas soluciones para propulsar a los vehículos, que sean eficientes y respetuosas con el medio ambiente, debe ir acompañada de un desarrollo de la infraestructura necesaria, tal y como está realizando actualmente la UE para crear una red de estaciones de servicio de GNL en Europa. Según DHL, tanto la industria del transporte por carretera como los gobiernos deben trabajar juntos para ofrecer la infraestructura necesaria que facilite y fomente la adopción de combustibles alternativos.

Aunque será difícil de eliminar la dependencia del diesel por completo, la industria ha logrado avances significativos, tanto en el planteamiento como en el nivel de inversión, en la última década.