En una situación como la actual de recesión económica, existe una tendencia a posponer la compra o sustitución de las carretillas elevadoras. Sin embargo, en muchas ocasiones esto puede ser un error costoso, ya que la realización de las operaciones no es tan eficaz por lo que aumenta el tiempo de inactividad, la productividad se reduce y finalmente se pierde dinero. 

Las empresas suelen mantener el equipo más años de los que deberían ya que prefieren reparar las carretillas a comprar unas nuevas. Pero los propietarios no tienen en cuenta que una carretilla no es solo el precio que se paga por ella, sino los distintos costes del mantenimiento y de combustible.

El problema es que las empresas se centran en la vida útil y no en la vida económica eficaz. Algunas carretillas elevadoras pueden seguir siendo útiles durante 10 años, pero ya no podrán funcionar económicamente. Esto quiere decir que en algún momento, el coste para mantener el equipo excede el coste para reemplazarlo.  

En el momento idóneo

Una carretilla elevadora puede operar económicamente durante un tiempo mayor o menor, dependiendo de varios factores en los que destaca el tipo de vehículo y la antigüedad de su diseño, así como el número de horas que trabaja por mes y por año, sin olvidar el tipo y la frecuencia del mantenimiento que recibe. 

Costes de operacion de una carretilla

En términos generales, las carretillas eléctricas tendrán una vida más económica que las carretillas con motor de combustión interna. Por otro lado, las carretillas elevadoras que se han expuesto a temperaturas extremas o productos corrosivos, tendrán una vida económica más corta que las que han operado en almacenes limpios y con amplios pasillos.

El número de horas que opera el equipo en cada mes determina el tiempo que puede funcionar económicamente. Es decir si se ejecuta en varios turnos, antes tendrá que ser sustituida la carretilla. 

Mantenimiento esencial

En cuanto al mantenimiento, es un factor decisivo para cambiar o no el equipo. Si las carretillas elevadoras cuentan con un programa de mantenimiento periódico, operarán de manera más eficiente a las que solo reciben atención cuando se estropean.

Las carretillas elevadoras tienen una vida útil de aproximadamente de 10.000 a 12.000 horas, sin embargo, esto varía ya que depende de las prácticas de mantenimiento, condiciones de operación y el tipo de equipo utilizado. Es importante que una flota con experiencia y con conocimientos de gestión profesional evalúe todos los costes pertinentes con el fin de determinar el punto óptimo de reemplazo para las carretillas en un determinado entorno operativo. 

Por lo tanto, es muy importante reemplazar las antiguas carretillas elevadoras menos eficientes en el momento adecuado ya que con ello se reducirán los costes de mantenimiento, se mejorará la productividad y se ahorrará dinero maximizando el retorno de la inversión.