PIB y empleo en el caso de no desarrollarse la red TEN-T

Informe sobre los costes que supondría no desarrollar la red TEN-Telaborado por el Instituto Fraunhofer, que se puede descargar en este enlace(disponible en formato pdf, de 155 páginas, 1,8 Mb).

Desde hace un año y medio, la Unión Europea tiene una nueva política para las infraestructuras de transporte en la que se ha fortalecido el enfoque de red, gracias a la iniciativa TEN-T. Está previsto que la red básica de este proyecto esté listo en 2030 y, gradualmente, se desarrollará una base para un sistema europeo de movilidad sostenible y eficiente.

La construcción de esta red consiste en la preparación y ejecución de miles de proyectos en campos tales como el establecimiento de enlaces transfronterizos en aquellos lugares en los que falte, la eliminación de los cuellos de botella, la mejora de las conexiones entre los modos de transporte y el equipamiento con soluciones de transporte inteligentes e innovadoras.

Todo esto, según se recoge en el estudio, requiere importantes inversiones y la creación de puestos de trabajo especialmente en los sectores industriales y de la construcción. Los resultados son la mejora de la accesibilidad de todas las regiones europeas y la mejora la calidad de la infraestructura que contribuye a reducir los tiempos de viaje y los costes de transporte.

Sin embargo, un informe realizado por el Instituto Fraunhofer estudia el precio que Europa tendría que pagar si los Estados miembros y otros actores implicados no pudieran acometer la red principal. La economía europea bajaría su rendimiento en un 1,8% y 10 millones de empleos no se materializarían. De esta forma, los resultados muestran que la inversión en esta infraestructura de transporte «promete más a la economía europea y sus ciudadanos de lo que cuesta».

El estudio se ha llevado a cabo durante el tiempo en el que se ha realizado el análisis integral de los nueve corredores de la red principal de la TEN-T, que incluía un análisis de mercado y que han conducido a la identificación de los proyectos y su coste.

Dado que los proyectos, que se irán integrando a lo largo de los corredores hasta 2030, tienen diferentes grados de madurez, sólo estaban disponibles una parte de ellos, que representan cerca de 457.000 millones de euros, con los datos detallados de los costes. En general, la Comisión, junto con los Estados miembros, ha estimado una inversión total de entre 700 y 750.000 millones de euros para la realización completa de la red principal.

El impacto de no completar la red TEN-T

Este estudio analiza el impacto que supondría no acometer las obras de la red TEN-T hasta 2030, asumiendo que la inversión se ha mantenido hasta el 2015. Esto significa que la inversión no se habría realizado, y los ahorros en el tiempo y los costes del transporte no se conseguirían. Además, el PIB sería un 1,8% más bajo en el 2030, es decir, con una pérdida de cerca de 2.570 millones de euros desde el 2015.

Además, tampoco se desarrollarían los proyectos transfronterizos que permiten establecer vínculos fiables y de alta capacidad entre Estados miembros a lo largo de los pasillos, ni las tecnologías innovadoras que permitan hacer un mejor uso de la infraestructuras, como por ejemplo, mediante la gestión inteligente del tráfico, que garantizarían la interoperabilidad entre los Estados miembros, un paso previo para que el tráfico internacional del país sea fluido y seguro.

En definitiva, los resultados ponen de relieve que la aplicación de la red básica de TEN-T en 2030 proporcionaría un estímulo considerable para la economía europea, fomentando tanto el PIB como el empleo. El desarrollo de esta infraestructura, incluyendo los proyectos transfronterizos y las tecnologías innovadoras, «se puede recomendar como una política adecuada para combatir la débil situación económica en Europa».