En opinión de Roberto Pascual, director general de DHL Supply Chain Iberia, la logística debería aumentar su peso dentro del entramado empresarial de España, al no «contar con la representatividad que debería tener». De esta manera, Pascual apoya la actual estrategia que desde la organización UNO se está llevando a cabo, tras la elección del nuevo presidente, Juan Pablo Lázaro, con una mayor presencia en las asociaciones empresariales españolas que su predecesor, Gonzalo Sanz.

Este acercamiento, según Pascual, también puede propiciar la consecución de acuerdos que hagan al sector más competitivo y flexible; un sector que es «de volúmenes, no de grandes márgenes porcentuales», lo que implica que, a medida que se aumenta el volumen, se capte mayores sinergias que permitan llevar a cabo los procesos necesarios de una manera más rentable.

En este contexto es en el que también se está negociando un convenio colectivo que regule el sector a nivel estatal, un reto que desde DHL Supply Chain se observa como complejo debido a la diversidad de las salarios. “Somos conscientes de que en España hay una pluralidad en cuanto a las condiciones económicas, por lo que tenemos que encontrar un punto medio que dé homogeneidad al sector”.

Estos son algunos de los retos a los que Pascual ha hecho frente durante su primer año como director general de la filial de DHL en Iberia, tras llegar a la compañía en 2002. Anteriormente, había estado dentro del departamento de logística interna del grupo Continente, conociendo el proceso inverso al que ahora se dedica en DHL. “Primero dirigí una plataforma propia y después viví un proceso de externalización, algo muy interesante”.

Desde que se unió al equipo de DHL, ha desempeñado diferentes funciones en los sectores de Consumo & Retail, incluyendo la de director de Unidad de Negocio y miembro del Comité de Dirección en Iberia desde 2009. Hace dos años, sumó a sus responsabilidades la gestión de los programas y proyectos estratégicos en Iberia.

En su primer año al frente de la división, sus objetivos han girado en torno a mantener la cartera de clientes y a «agrandarla con sentido», es decir, ganar clientes que necesiten realmente un proyecto logístico. También se ha acometido una reorganización de la filial para ganar en agilidad y operatividad. “Por las múltiples fusiones que se han realizado, a veces no hemos sido los más operativos y no hemos estado todo lo cerca que hay que estar de los clientes”.

Con todo ello, se ha alcanzado un aumento de la cifra de negocio del 6% en comparación con el primer trimestre de 2014, mientras que el ratio de permanencia de sus clientes es del 97%, gracias a su estrategia de fidelización del cliente.

Inversión en formación, activos y tecnología

Durante los años de la crisis, la filial ibérica de DHL SC ha estado respaldada por el aumento de las exportaciones de la industria pesada, el sector de la automoción y los productos frescos, en los que España ha ganado competitividad, a la vez que desde el operador se ha incidido en la gestión de costes y en la formación de sus empleados, así como en disponer de nueva tecnología que dé un valor añadido a sus servicios.

Para los próximos años, en los que ya «crecen las exportaciones de todos los sectores en los que estamos operando«, la idea de DHL SC es liderar el mercado en la fase de visibilidad, los sistemas de gestión de almacén, gestión de transporte, y aprovechar las capacidades del Internet de las Cosas y el Big Data, «dos tecnologías con las que se podrán optimizar procesos y costes a través de la planificación de las operaciones».

Centro de DHL SC en La Garena, para el sector Farma

El sector de ciencias de la salud es uno de los sectores en los que DHL SC basa su estrategia de crecimiento, como es la gestión de un almacén logístico en La Garena dedicado sólo a productos sanitarios y farmacéuticos.

También continuará la inversión en activos y en formación, ante la falta de grados de Formación Profesional y Universitarios en el sector «no sólo en el mercado ibérico, sino en general en Europa». En este sentido, hoy en día el operador está desarrollando un programa en el que su personal dispone de un pasaporte que se rellena con los distintos cursos que va realizando, con el objetivo de convertir a su equipo en los mejores profesionales del mercado. «Esperamos que, en breve, este pasaporte sea una referencia en el mercado».

La complejidad del e-commerce

“No va a haber tanto ‘pure player’, sino que habrá grandes jugadores que van a jugar en todos los canales”. Esta es la opinión que desde DHL Supply Chain Iberia se tiene del desarrollo del e-commerce, un mercado que se ha desarrollado especialmente en los últimos cinco o seis años.

De este modo, se prevé un mayor crecimiento de la ‘omnicanalidad’, una tendencia que ya está repercutiendo en la forma actual de entender la logística. Los operadores logísticos están pasando de diseñar plataformas para entregar a un sólo tipo de cliente, a un diseño de centro logístico en el que se prevea entregas a grandes distribuidores, pequeños supermercados y cliente final. «Al final, se añade complejidad a las actividades, a la vez que se resta estandarización y se suma coste. Por ello, creo que es una época compleja y difícil que requiere inversión en diseño, apunta Pascual.

La externalización puede ser una solución para que muchos distribuidores salven este reto, una práctica que, no obstante, aún tiene un grado de implantación en España muy bajo, en comparación con otros mercados, como el inglés o el francés, «aunque la situación está cambiando».

Según Roberto Pascual, en la crisis, la externalización de algunas empresas ha mostrado que aporta flexibilidad y una rápida adaptación, por lo que la implantación de este modelo de negocio es una cuestión de “madurez del mercado y de casos de éxito”.