Julio Gomez Pomar presidente de Renfe Operadora

UPyD pregunta al Gobierno si considera "compatible con los principios de racionalidad, eficiencia y austeridad que deben regir la gobernanza pública" el actual organigrama de Renfe.

El portavoz adjunto de UPyD en el Congreso, Carlos Martínez Gorriarán, cree que los cambios organizativos que el Gobierno ha aplicado en Renfe son «más estéticos que de calado», ya que la empresa pública sigue contando con más directivos de los que realmente necesita, en una proporción de uno por cada 40 empleados, y lamenta que el Gobierno haya «desperdiciado una oportunidad para agilizar y flexibilizar» la estructura de la compañía.

Así consta en una pregunta dirigida al Gobierno, en la que el diputado de UPyD hace referencia a un «dossier» que recoge la estructura operativa de Renfe, tras la segregación, donde se detalla que Renfe Operadora cuenta con unos 14.000 empleados.

De ellos, más de 8.000 corresponden a la nueva Renfe Viajeros, mientras que Fabricación y Mantenimiento cuenta con unos 3.300 empleados y Renfe Mercancías, dispone de 1.500 trabajadores a su cargo.

En cuanto a la nueva sociedad Renfe Alquiler de Material Ferroviario, «todavía es una incógnita la cantidad de trabajadores que se destinarán a la nueva sociedad encargada de enajenar y alquilar los trenes que Renfe deje de utilizar«, apunta Martínez Gorriarán.

Un alto cargo por cada 40 empleados

En el cuadro directivo de la empresa ferrovaria, hay «al menos» 357 altos cargos repartidos entre Viajeros, Fabricación y Mantenimiento y Mercancías.

El organigrama a partir del presidente de la Entidad Pública Empresarial Renfe Operadora, Julio Gómez-Pomar, comprende siete directores generales, tres de ellos corporativos, 18 directores, 57 gerentes de área, 133 gerentes, 127 jefes de área, dos auditores senior y ocho delegados territoriales.

«Una estructura directiva que apenas ha supuesto una reducción del número de altos cargos de la anterior organización y que supone desechar una oportunidad para agilizar y flexibilizar la escala directiva del operador ferroviario público«, lamenta el portavoz adjunto de UPyD en la Cámara Baja.

Por eso, pregunta al Ejecutivo si cree que esta estructura empresarial es «proporcional» a los empleados del conglomerado y si la considera «compatible con los principios de racionalidad, eficiencia y austeridad que deben regir la gobernanza pública». «¿Cuántos directivos y cargos de confianza tendrá la entidad encargada de la enajenación y alquiler de trenes inutilizados por Renfe?«, concluye.