Balearia obtiene todos los permisos de Estados Unidos para operar con Cuba.

Según Utor, Balearia espera cerrar 2015 con unos beneficios de al rededor de 35 millones de euros.

Utor ha señalado al país caribeño como posible vía de expansión del negocio en los próximos años y recordó su propuesta de construir una estación para ferris en la bahía de La Habana. Una infraestructura que también serviría para recibir cruceros, con una inversión de 35 millones de euros, junto a un proyecto de cooperación para mejorar las comunicaciones marítimas en la zona.

La naviera, con base en Denia, ha avanzado que sus beneficios para este 2015 rondarán los 30 millones de euros después de impuestos, 66 millones antes de impuestos. En cuanto a la cifra de ingresos, ascenderá a 260 millones de euros y, en este sentido y por primera vez, la naviera repartirá dividendos entre sus accionistas. No obstante, como objetivo prioritario se sitúa el de saldar la deuda de la compañía, que ronda los 120 millones de euros.

En cuanto a los planes para el mercado cubano, Adolfo Utor ha destacado que, tras la recuperación de las relaciones entre Estados Unidos y la isla, «son muchas las empresas de transporte marítimo que  quieren invertir» y que Balearia quiere tomar la delantera en su especialidad.

«Nuestro modelo de negocio es el de combinar pasajeros, vehículos y mercancías rodadas«. Utor subrayó que su interés se focaliza en la posición estratégica de Cuba respecto del mercado del Caribe, por lo que «se puede conectar con Tampa y Miami en Estados Unidos, pero también con Jamaica por el sur«, lo que representa, en palabras de Utor, «muchas posibilidades de negocio para Balearia».