Descargue aquí el 3er Barómetro Logístico de CB Richard Ellis y la Fundación ICIL (el documento pesa 768Kb).

Un 44% de los encuestados declara que mantendrá estable su superficie logística y un 37% asegura que la aumentará. Estos datos contrastan notablemente con los del primer Barómetro, en el que más del 30% de los encuestados pensaban en disminuir su superficie logística.

La tendencia bajista, de ajuste, ha cambiado posicionando ya al sector en una zona de equilibrio, antesala de una futura recuperación.

Aunque estos resultados invitan a pensar en una recuperación, hay que contemplar los datos desde otra perspectiva. Los encuestados que aseguran que incrementarán su espacio puede deberse a un cambio en su modelo de negocio más que una nueva necesidad de espacio.

Según el Barómetro, la mitad de los encuestados tienen entre un 80 y un 100% de sus inmuebles en propiedad o alquiler. Tan sólo un pequeño porcentaje declara ser usuario mixto, de lo que se extrae que casi la mitad (el 38%) de los encuestados están renunciando a su core business centrando sus esfuerzos en patrimonio inmobiliario.

En cuanto a los emplazamientos preferidos para aumentar la superficie logística, destacan Madrid y Barcelona como ciudades principales con más del 75% de las respuestas. Sin embargo, es destacable que Valencia, segundo puerto de España y ubicación logística por tradición, tan sólo está en los planes de 7% de los encuestados, el mismo porcentaje que tiene a Sevilla en su punto de mira. Zaragoza, que luchaba por situarse como emplazamiento estratégico industrial y logístico, por su ajuste en precio y su ubicación geográfica, tan sólo capta la atención de un 5% de los encuestados.

Según los actores del mercado, los factores que más influyen a la hora de escoger una ubicación son, por orden de preferencia, el precio, los accesos a vías principales, la seguridad y las comunicaciones e infraestructuras.

Situación actual del mercado logístico

La inversión inmobiliaria en logística prevé cerrar el 2010 con algo más de 140 millones de euros, una cifra ligeramente por encima de la alcanzada en 2009 (119 millones de euros), lo que muestra el equilibrio del que venimos hablando, revelando que gran parte del ajuste ya se ha producido.

La inversión en el sector logístico fue una de las más castigadas durante los primeros años de la crisis ya que en momentos de incertidumbre los inversores vuelven a los mercados y productos más conocidos. Sin embargo, de nuevo, los inversores tienen al mercado logístico en el punto de mira dado su mercado ocupacional más estable, sus rentabilidades más altas y el valor añadido de aportar diferenciación a una cartera.