La WP 3000 de Crown, combina potencia con maniobrabilidad y facilidad de manejo y se desenvuelve a la perfección en la descarga de camiones, la reposición de estanterías en tiendas, el suministro a líneas de producción o las aplicaciones de fabricación más exigentes.

Preparada para no parar

La robusta estructura incluye cubiertas de acero reforzadas que protegen componentes valiosos, así como horquillas de acero en forma de C de gran resistencia y placas de desgaste reforzadas que aguantan la actividad diaria en rampas niveladoras de los muelles de carga, en suelos irregulares, etc. Estas características mejoran la seguridad y garantizan un tiempo de actividad máximo, al tiempo que se reducen los costes al mínimo.

La serie WP 3000, está diseñada para ofrecer una durabilidad, un tiempo de actividad y un control del operario máximos y cumple con las expectativas en las condiciones más exigentes.

En el diseño, se ha tenido muy en cuenta al operario. Así por ejemplo se ha incluido el innovador timón X10, que ofrece una facilidad de manejo insuperable, que combina todas las funciones en un timón ergonómico con empuñadura antiestática y que integra hasta los pulsadores del claxon, de modo que puede manejarse cómodamente con una sola mano.

La unidad de tracción de perfil bajo y los indicadores de punta de horquilla permiten colocar la carga con precisión e, incluso, acelerar la manipulación de las mercancías ya que, gracias al suave chasis redondeado y a la función de retención en rampa, el manejo resulta más sencillo aún en los espacios más reducidos y rampas. El cambio de batería resulta fácil y rápido con el sistema optativo de extracción por rodillos o el cargador sellado integrado en la máquina, disponible para baterías de 150 a 375 Ah.

Fiabilidad probada

El efecto del coste del equipamiento en el balance global nunca ha sido tan importante como ahora. Por ello, Crown ha dotado a la serie WP 3000 de una extensa gama de sistemas innovadores, diseñados para prolongar la vida útil de los componentes y reducir al mínimo el coste del mantenimiento rutinario, como por ejemplo el sistema de frenado e-GEN, que no requiere mantenimiento.

El acceso a los componentes, incluidas las tarjetas de los equipos, para las labores de servicio resulta ahora más fácil y rápido, y el sistema de autodiagnóstico integrado, con códigos de incidencia, identifica claramente el estado del sistema durante el funcionamiento o el arranque para garantizar que el vehículo vuelva a ponerse en marcha en el periodo más corto posible.