Abertis autopistas ap7 gerona peaje

Abertis autopistas ha puesto en marcha un nuevo servicio de asistencia para sus clientes profesionales en los Truck Parks, las áreas exclusivas para transportistas que la compañía tiene en la autopista AP-7 en Montseny y Porta de Barcelona. El nuevo “Truck Service” ofrece servicios de asistencia y reparación de averías, incluyendo neumáticos, tractoras, remolques y frigoríficos, así como tareas de mantenimiento de vehículos industriales.

Estos servicios estarán a disposición de los clientes en el interior de los Truck Parks de abertis autopistas y de forma exclusiva para clientes con tarjetas Solred, DKV, UTA, Shell, Esso o Routex.

Los dos centros están situados en la autopista AP-7, uno en el área de Servicio del Montseny (sentido Barcelona) y otro en el área de Porta Barcelona (sentido Girona).

El Truck Park Montseny, que cuenta con un total de 122 plazas, fue el primero de estas características que entró en funcionamiento en la red de autopistas española en junio de 2011 y dispone de una amplia oferta comercial y de servicios completamente orientada al colectivo del transporte por carretera. Por su parte, el Truck Park de Porta Barcelona dispone de 56 plazas de aparcamiento.

Servicios exclusivos para garantizar la seguridad

Estas instalaciones incluyen un área de aparcamiento con plazas reservadas para vehículos pesados de hasta 24 metros de longitud, con zona wi-fi y plazas especiales para camiones frigoríficos. También están equipados con un edificio exclusivo de servicios con baños y duchas, servicio de lavandería, salas de descanso, conexión wi-fi y zona de vending.

El objetivo es responder a los descansos reglamentarios de los profesionales del sector y por ello cuenta con un sistema de tarifas especiales en consonancia, siendo la primera hora gratuita. Hasta la fecha, la estancia nocturna es el servicio más demandado. El pago del aparcamiento se realiza exclusivamente mediante telepeaje.

Los Truck Park disponen de importantes medidas destinadas a garantizar la seguridad de los profesionales y de la carga que transportan. Cuentan con una valla de 3,5 metros de altura con elementos antiasalto, sensores de vibración en todo el perímetro y control de accesos individualizado para peatones. Además, disponen de sistemas de videograbación y de megafonía, controles de acceso de matrículas e iluminación nocturna, entre otros servicios.