humo contaminación smog

De 2019 en adelante todos los fabricantes de camiones europeos utilizarán la misma herramienta para calcular y publicar sus emisiones.

Una semana antes de que la Comisión Europea haga pública su propuesta para el establecimiento de los primeros límites de emisiones de CO2 para vehículos pesados, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, Acea, ha pedido que se tenga en cuenta la complejidad específica de este mercado.

A diferencia de los turismos, los camiones no son bienes de consumo, sino herramientas de trabajo utilizadas por empresas grandes y pequeñas. De hecho, la mayoría de vehículos industriales se construyen a medida según las necesidades específicas de los clientes, que los utilizan para una amplia variedad de trabajos, desde el transporte de larga distancia y regional hasta las entregas urbanas o los servicios municipales.

Existen literalmente miles de modelos y tamaños de camiones, por lo que al diseñar unos estándares para la reducción de emisiones, no se debe caer en el error de aplicar el mismo enfoque que para los turismos.

Del mismo modo, desde Acea denuncian que se está simplificando el debate comparando las emisiones de los camiones con las de los coches por vehículo y no por carga, cuando de hecho las de los vehículos industriales suponen un quinto de las relacionadas con el transporte en la Unión Europea, siendo responsables del transporte de más del 70% de la carga que se traslada por vía terrestre.

De 2019 en adelante, todos los fabricantes de camiones de la Unión Europea utilizarán la misma herramienta para calcular y publicar sus emisiones, un sistema denominado Vecto. En ese sentido, desde la Asociación consideran que 2019 será el año que marcará la verdadera referencia para los futuros límites.