Contaminación por gases de combustión.

Acea ha solicitado a la Comisión que prohíba la publicidad y venta de aparatos que permiten a los vehículos ignorar la normativa en materia de emisiones.

La Asociación Europea de Fabricantes de Camiones, Acea, ha criticado la publicidad, venta y uso de cualquier dispositivo posventa que pueda ser empleado por los transportistas para apagar los sistemas de control de emisiones.

La Reducción Catalítica Selectiva es una tecnología necesaria para la reducción de óxidos de nitrógeno, que se basa en la dosificación controlada del AdBlue para lograr que disminuyan las emisiones a la atmósfera.

En este contexto, desde la Asociación han declarado que actualmente algunos operadores están instalando emuladores AdBlue en los vehículos para «evitar o detener el sistema de suministro de este aditivo«. 

De esta forma, los transportistas se ahorran los costes de las recargas, impidiendo a su vez la reducción de este tipo de emisiones, y además pueden beneficiarse de las ventajas de la normativa Euro VI , ya que parecen vehículos que sí cumplen con estas normas.

Desde Acea, han criticado este tipo de comportamientos, así como las diferentes páginas web y mercados que ofrecen este tipo de aparatos, tanto dentro como fuera de la Unión Europea.

Por ello, han solicitado a la Comisión Europea que prohíba la publicidad y venta de cualquier tipo de aparato que permita que los vehículos ignoren las normas en materia de emisiones y que garantice que se realicen revisiones aleatorias de los vehículos, con las consiguientes sanciones en caso de alteración del sistema de control de emisiones.