Sin tener que llegar a las manos, los representantes de la plantilla y la dirección de Correos Express han llegado a un acuerdo sobre la jornada laboral, con lo que han evitado un largo pleito judicial.

De este modo, una vez iniciada la demanda presentada por Comisiones Obreras, UGT y CSIF en el Servicio de Mediación, la filial de paquetería urgente de Correos ha reconocido que la jornada de trabajo para los empleados de la compañía debe tener una duración de 37,5 horas semanales, a juicio de las centrales sindicales.

Esto se debe, según confirma Comisiones Obreras, a que Correos Express es filial de una empresa pública y a que había que llegar a un acuerdo para la adaptación de esta nueva jornada a toda la plantilla.

Para justificar esta petición, la central sindical presentó a la empresa un informe de la Abogacía del Estado que confirmaba que en la plantilla de la filial del operador postal público le correspondía una jornada de trabajo general que se computara en cuantía anual y supusiera una media semanal de 37,5 horas.

En consecuencia, ambas partes han alcanzado un acuerdo sobre las 37,5 horas semanales para toda la plantilla de Correos Express que tenga una jornada anual de 1.712 horas y 17 minutos.

Esta reducción diaria será llevará a cabo en función de criterios de producción que tendrán en cuenta los distintos calendarios de cada centro de trabajo.