adif enajena patrimonio

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias ha puesto a la venta, mediante subasta pública, numerosos inmuebles en diversas dependencias a lo largo del territorio nacional con el fin de «poner en valor el patrimonio inmobiliario» de la entidad que «no forma parte sustancial e imprescindible» para el desarrollo de la actividad de Adif, en el contexto del plan de racionalización de activos en el que trabaja la entidad.

En este sentido, Adif estudia «la enajenación de aquellas viviendas susceptibles de rentabilización que pueden suscitar mayor interés en el mercado inmobiliario, con el objetivo de lograr una mejora en la eficiencia de la gestión de estos activos así como la generación de ingresos y la disminución de costes».

Hasta el momento se han puesto en venta un total de 86 viviendas de su propiedad en Extremadura, Andalucía, Tarragona, Aragón, Valencia, Alicante, Murcia, Santander, Navarra y Barcelona. También son objeto de subasta pública dos solares urbanos en Cádiz y en Villanueva de la Serena, además de varias estaciones.

En todos los casos se pueden solicitar los pliegos de condiciones de cada subasta. Una vez terminado el plazo de presentación, se realizará una apertura pública en cada caso, en la que se darán a conocer todas las ofertas recibidas. La adjudicación recaerá sobre la mayor oferta económica, formalizándose posteriormente la escritura de compraventa.

Plan de racionalización de activos

Adif tiene previsto hasta finales de 2013 poner a la venta cerca de 1.500 inmuebles en distintas comunidades autónomas, entre viviendas, locales, garajes y trasteros, 800 en subastas públicas y otros 700 mediante el ofrecimiento a sus actuales inquilinos.

Estas actuaciones, que se están desarrollando de forma progresiva, se enmarcan en el plan de racionalización de activos que está llevando a cabo la entidad, con el objetivo de mejorar la eficiencia en la gestión de estos activos, generar ingresos y reducir costes.

Este plan incluye tres tipos de medidas, como son la puesta en valor del patrimonio inmobiliario de la entidad que no forma parte sustancial e imprescindible para el desarrollo de su actividad, mediante su alquiler o venta; ofrecer a los actuales inquilinos de viviendas de titularidad de Adif pasar a ser propietarios, y optimizar el uso de los espacios y dependencias de carácter interno.