Adif se dividirá en dos empresas independientes con el objetivo de evitar que la deuda de la compañía compute en el déficit del Estado a partir del 1 de enero de 2013, y cumplir de esta manera con las exigencias del nuevo Sistema Europeo de Cuentas que impone Bruselas. Así se lo transmitió el pasado viernes el presidente del gestor ferroviario, Julio Gómez-Pomar, a los sindicatos durante el encuentro que mantuvo para informarles en detalle de los avances realizados en el estudio de esta posible escisión, cuya necesidad ya fue planteada en el Consejo de Administración del pasado mes de julio.

Según han asegurado a cadenadesuministro.es fuentes de Adif, con decisión se busca un sistema para sanear las cuentas y evitar que el pasivo de la compañía compute en más déficit para el Estado.

En principio, para hacer frente a las obligaciones de la normativa europea, una de las empresas englobaría las líneas de alta velocidad en servicio y en construcción. La condición que imponen las normas contables europeas es que al menos el 50% de los gastos operativos de la empresa tengan que estar cubiertos con fondos procedentes del mercado.

Una segunda sociedad incluiría las actividades en las que los ingresos procedentes de la actividad comercial no cubren ese 50% de los gastos operativos, como es la red convencional, que se nutriría fundamentalmente de aportaciones del Estado.

En el encuentro entre Gómez-Pomar y los sindicatos se ha acordado igualmente la creación de grupos de trabajo para, desde la máxima colaboración y transparencia, analizar esta y otras cuestiones que afronta actualmente la compañía, “con el objetivo compartido de hacerla sostenible y garantizar de esta manera el empleo”, señala Adif en un comunicado. Por su parte, Adif estudiará la viabilidad y las implicaciones de esta adaptación necesaria para afrontar las exigencias contables y jurídicas de la Unión Europea.

El 1 de enero de 2013, plazo lógico 

Por lo que a plazos se refiere, las fuentes consultadas por cadenadesuministro.es señalan que lo lógico para la división de Adif en dos empresas sería el 1 de enero de 2013, fecha a su vez de la integración de Feve en Adif, “por lo que el proceso es muy complicado, dado que al mismo tiempo que se trabaja en la segregación, de forma paralela ,se tiene que integrar a otra compañía, con sus estructuras y personal”, apuntan.

Además, para llevar a cabo este proceso es necesario cambiar los estatutos de Adif y la actual Ley del Sector Ferroviario, donde Adif tiene asignadas unas encomiendas de servicio y otras reglas muy específicas, “por lo que el encaje jurídico que hay que hacer es complejo”, apuntan desde el gestor ferroviario.