Proyecto de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz

Proyecto de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz.

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz ha adjudicado a la empresa Vías y Construcciones la obra de construcción del acceso a la nueva terminal de contenedores por importe de 24 millones de euros. El plazo de ejecución del proyecto es de 17 meses.

Debido a la ubicación de la nueva terminal, entre el dique de Levante y el muelle Número 5 de Navantia Cádiz, dicho vial de acceso debe atravesar los terrenos correspondientes a la concesión de Navantia, por lo que, por motivos de seguridad y de operatividad, se ha optado por un túnel que discurrirá bajo los propios terrenos de la concesión y finalizará, una vez superados estos, para ascender al relleno de la nueva terminal.

Esta obra se incluye dentro de la inversión de la nueva terminal de contenedores, en ejecución, y como ésta, está financiada por el programa operativo Feder 2007-2013, que contempla para todo el proyecto una contribución comunitaria total de 60.060.000 euros.

El túnel proyectado, de sección rectangular, tendrá 1.308 m de longitud, 6,5 m de alto y 13 m de ancho repartidos en dos carriles, uno por sentido, de 3,50 m cada uno; una mediana de separación de sentidos de 0,50 m; arcenes de 1,50 m; sendas canaletas de 0,50 m y una acera de 1,50 m.

En su conexión inicial con el viario urbano se ha considerado la reordenación urbana prevista en el futuro por el ayuntamiento en la estación ferroviaria de Cádiz y su área de influencia.

Cabe destacar que finalizado el segundo puente, el tráfico de entrada y salida de la nueva terminal de contenedores reducirá considerablemente la distancia a recorrer por viario urbano, quedando limitada a unos 800 m de la avenida de Las Cortes y un pequeño tramo en la Avenida de Astilleros. El acceso se inicia en la glorieta de los bomberos, que deberá ser ampliada quedando con forma ovalada y continúa con la rampa de entrada al túnel.

Se ha previsto, igualmente, la integración estética y paisajística de la obra mediante el mantenimiento de la tipología de elementos actualmente presentes, como el pavimento de la calzada, aceras y bordillos; así como la ampliación de la superficie ajardinada, concretamente, la franja que discurre entre el nuevo vial y la Avenida de Astilleros.