La red de Aena sigue dando pasos para reducir paulatinamente las emisiones contaminantes de sus operaciones.

En este sentido, los aeropuertos de la red de Aena que forman parte del programa ‘Airport Carbon Accreditation’ han dado un paso más en el compromiso de adelantar a 2026 la obtención de neutralidad en carbono, tras renovar su certificación ACA.

En concreto, las instalaciones de Barajas y El Prat ya han ascendido del Nivel dos al tres, de ‘Optimización’, lo que implica además de tener un programa de gestión y reducción de emisiones, involucrar a las terceras partes y evaluar sus emisiones, mientras que los de Lanzarote, Málaga y Palma de Mallorca han renovado la certificación de nivel dos ‘Reducción’.

Al tiempo, mientras los de Alicante-Elche, Menorca y Santiago-Rosalía de Castro, han renovado el Nivel uno, ‘Inventario’.

Los recintos acreditados en niveles dos y tres han llevado a cabo un plan de gestión del carbono consistente en la implementación de un amplio conjunto de medidas para reducir sus emisiones de CO2 optimizando tanto el consumo de energía en edificios e infraestructuras, como minimizando el consumo de combustibles fósiles.

La neutralidad en carbono forma parte del principal objetivo estratégico incluido en el Plan de Acción Climática 2021-2030 de Aena, que incluye actuaciones para la mitigación de los efectos del cambio climático.

El gestor aeroportuario calcula que estas acciones le permitirán alcanzar en 2026 la neutralidad en carbono, con una reducción del 94% en 2030 de las emisiones por pasajero asociadas a las operaciones propias de Aena.