El Gobierno considera un despilfarro desviar a Vitoria los vuelos que no pueden aterrizar en el aeropuerto de Bilbao cuando se dan adversas condiciones meteorológicas, debido a los elevados costes que ello conlleva, por lo que, en opinión del Ejecutivo, sería caro e innecesario que el aeropuerto de Foronda operase las 24 horas del día.

Aena ha indicado que, para solventar posibles necesidades operacionales sobrevenidas por fenómenos meteorológicos adversos, existen varios aeropuertos alternativos, próximos al de Bilbao, como los de Santander, San Sebastián, Pamplona y Burgos.

Estos aeropuertos garantizan el poder atender vuelos desviados de Bilbao, sin ser necesario que el aeropuerto de Vitoria sea H-24, es decir, tenga capacidad para operar durante las 24 horas del día, «con los elevados costes que ello implicaría, lo que supondría un despilfarro».

Llaman la atención las restricciones operativas impuestas al aeropuerto alavés de Foronda, que ocupa el cuarto lugar en movimiento de carga y que ha crecido un 27,5% en el número de toneladas de carga movidas en mayo, frente a otros aeropuertos vecinos de menor entidad como puede ser el de Burgos, que también sufre reducción del horario operativo y que ocupaba el puesto 37º por número de pasajeros hasta abril con 4.365 y con 1.050 toneladas de carga frente a los 14.903.459 toneladas movidas en Foronda en los cuatro primeros meses del año.

Recuperar el PIF

A este respecto, Aena ha solicitado a los ministerios de Hacienda, Agricultura y Sanidad, este lunes 9 de junio, que levanten la suspensión temporal del Puesto de Inspección Fronterizo (PIF) de Foronda, encargado de controlar los alimentos y animales de terceros países que llegan al aeropuerto vitoriano.

Uno de los motivos de dicha solicitud es el plan de negocio presentado por la empresa Decoexsa, especializada en transporte de mercancías y productos perecederos, que ha propuesto importar a través del aeropuerto de Foronda 500 caballos anuales y 15.000 kg de alimentos por semanaen dos operaciones semanales.

Ante esta propuesta, Aena ha iniciado ya los trámites para levantar la suspensión temporal del PIF, con el envío de dichas solicitudes por escrito a los tres ministerios. Además, se ha hecho hincapié en que la suspensión, producida en mayo de 2013, se adoptó en base a una auditoría de la UE.

Entre los motivos defendidos para cerrar en su momento el PIF de Vitoria, desde Aena se esgrime que España contaba con 42 PIF y que países como Francia o Alemania tan sólo con 27 y 20, respectivamente. Por otra parte, desde enero de 2011 a mayo de 2013, el aeropuerto tan sólo realizó una inspección de carga de alimentos procedente de terceros países.

La posible apertura del PIF se ajustaría al tiempo en el que actualmente opera el aeródromo vitoriano, doce horas en horario nocturno, aunque es posible abrir a demanda el aeródromo avisando con cuatro horas de antelación.