Rafael Catalá en Santander en la UIMP.En su intervención en el seminario “Las infraestructuras en España: un reto de futuro”, que se celebra en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el secretario de Estado ha subrayado que este ahorro se está logrando sin que suponga el cierre de ningún aeropuerto y sin afectar a su operatividad.

En este sentido, Catalá ha destacado la mejora de los índices de puntualidad, que se han situado en el mes de julio en el 77,7%, un 10% más que en el mismo periodo de 2011, y los datos positivos de seis aeropuertos de la red de Aena este mes de julio, Barcelona-El Prat,  Bilbao, Santander, Palma de Mallorca, Ibiza y Menorca, que registraron récord histórico de pasajeros.

El secretario de Estado también se ha referido en materia aeroportuaria a la creación de los Comités de Coordinación, una medida aprobada en Consejo de Ministros el pasado mes de julio que tiene como objetivo hacer más eficiente la gestión de los aeropuertos con la aportación de todos los agentes implicados.

Liberalización ferroviaria

En su intervención, Catalá ha recordado que la liberalización del transporte de viajeros va a llegar a España el 31 de julio de 2013. En  este sentido, ha señalado que la reforma estructural de Renfe- Operadora en cuatro unidades de negocio diferentes asegurará la sostenibilidad futura del sistema ferroviario, la calidad del servicio y, a su vez, el máximo rendimiento de las infraestructuras ferroviarias en España. Con respecto a Feve, se prevé que su integración en Adif y Renfe, el 1 de enero de 2013, permita la continuidad del servicio y el mantenimiento del empleo.

En materia ferroviaria, el secretario de Estado también ha señalado que el proceso de racionalización aborda, además, la planificación de los servicios ferroviarios y, para ello, se definirán adecuadamente las Obligaciones de Servicio Público de los servicios ferroviarios.

Catalá ha indicado que el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI) será el encargado de marcar la hoja de ruta para la nueva política de infraestructuras, transporte y vivienda hasta el año 2024 y que irá en consonancia con la política económica del Gobierno.