El consejo de administración de Aena ha dado el visto bueno a su Plan de Acción Climática para el período que va desde este 2021 hasta 2030, antes de que la junta de accionistas lo vote.

Con esta instrumento, el administrador aeroportuario quiere alcanzar en 2026 la neutralidad de carbono y obtener una reducción del 94% en 2030 de las emisiones por pasajero asociadas a las operaciones propias de Aena.

El plan incluye la puesta en marcha de un conjunto de actuaciones y medidas efectivas, estableciendo unos indicadores que permitirán medir su cumplimiento, y que afectan a prácticamente todas las áreas de actividad de la entidad.

El Plan de Acción Climática supone una inversión cercana a los 550 millones de euros y se estructura en tres programas estratégicos: Neutralidad en carbono, Aviación sostenible y Comunidad y cadena de valor sostenible.

Entre las líneas de actuación enmarcadas en cada uno de los programas estratégicos destacan las acciones centradas en asegurar un 100% de electricidad renovable para autoconsumo, a través del Plan Fotovoltaico, y un 90% de energía sostenible de climatización consumida en 2030.

Por otra parte, también se buscará alcanzar un 78% de vehículos para actividades de handling en tierra sostenibles en 2030, e impulsar reducciones adicionales asociadas a las aerolíneas, entre otras muchas acciones incluidas en el Plan.