Desde marzo, el tráfico en los aeropuertos españoles se ha reducido un 59,3% hasta los 8,1 millones de pasajeros, mientras que las operaciones han caído un 43,8%, llegando incluso al 95% algunos días del mes de abril. De hecho, algunos espacios y terminales permanecen cerrados temporalmente por el descenso de la actividad.

Una vez que comience a remitir la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, Aena iniciará un plan para la vuelta a la normalidad, que se desarrollará en tres fases. En primer lugar, se reanudarán los vuelos domésticos, para continuar con los dirigidos a países de la Unión Europea y posteriormente, con el resto de países.

El gestor aeroportuario ha puesto en marcha un Grupo de Recuperación Operativa para establecer protocolos dirigidos a garantizar la protección de los pasajeros. De este modo, podrán aplicarse diferentes medidas en la gestión de colas, la desinfección de terminales, el aprovisionamiento de mascarillas, guantes y geles desinfectantes, el control del aforo de tiendas y restaurantes y distancias entre pasajeros.

Igualmente, trabaja ya en un plan de liquidez, que se ha traducido en la firma de acuerdos con entidades financieras por 1.075 millones de euros. Por su parte, el programa de racionalización de infraestructuras tiene como fin el mantenimiento de todos los puestos de trabajo.

La empresa ha aprobado además un plan de descuentos en el alquiler de espacios a compañías aéreas, empresas de carga y otras compañías, que van del 50 al 75%.