La empresa Rotocobhri S.A., que pertenece a la unidad de impresión de Bertelsmann, Beprinters, ha adquirido en propiedad para su fábrica de Tres Cantos en Madrid un parque de 15 carretillas elevadoras de la marca Hyster, a través de su distribuidor para España y Portugal, Alfaland S.A. El contrato, de cinco años de duración, incluye una labor de mantenimiento «total full service». 

La empresa del sector de la impresión y de todo tipo de actividades relacionadas con la industria editorial gráfica, planteó la necesidad de aumentar la productividad de su gestión, para lo que debía modernizar y ajustar sus medios logísticos a la nueva estructura de producción creada, y a la actualización que se está llevando a cabo de sus instalaciones.

El departamento de producción de Rotocobhri inició un proyecto de sustitución de su parque de carretillas. Los objetivos eran aumentar la seguridad de sus operadores, renovar su parque de carretillas y medios logísticos y optimizar la productividad.

“La dificultad del mercado en el que competimos nos invita cada día a esforzarnos por mejorar nuestra estructura de costes sin que eso vaya en perjuicio de la calidad y servicio que ofrecemos a nuestros clientes”, ha afirmado Juan Luis Martin, director de compras & controlling de Rotocobhri.

Para llevar a cabo la operación, invitaron a tres de los principales distribuidores de equipos de manipulación de cargas en España. Tras un año de trabajo y desarrollo del proyecto, Rotocobhri decidió confiar las  labores logísticas de sus departamentos de Rotativas, Producto terminado y Almacén de Bobinas, a la empresa Alfaland, con una trayectoria de algo más de 30 años dando servicio de asesoramiento, venta, alquiler y mantenimiento de sus productos.

“Se trabajó en conjunto buscando la mejor propuesta técnica a nuestras necesidades de productividad, las capacidad de respuesta  del servicio post-venta y la confianza que ofrecía una marca como Hyster, contrastada por el resultado de sus máquinas en otras plantas del Grupo”, ha dicho Martín.

El acuerdo alcanzado incluye la retirada de todo el parque de carretillas propiedad de su cliente y su sustitución por equipos más modernos. Éstos han sido tres transpaletas eléctricas de conductor acompañante, tres transpaletas eléctricas de conductor autoportado, tres apiladores eléctricos  de conductor acompañante, cinco carretillas elevadoras eléctricas de configuración triciclo, y una carretilla de combustión interna, accionada mediante GLP.

Además, la asociación entre Rotocobhri y Alfaland se completó con el diseño en conjunto de la nueva sala de baterías,  así como por el acuerdo subscrito para los próximos cinco años, mediante un contrato de mantenimiento «total full service», para todo el parque de carretillas suministrado.

“Siempre se trasladó nuestra exigencia máxima en mantener la maquinaria siempre al 100% de su rendimiento, y estaba claro que esto dependía no solo de la calidad de la maquinaria, sino también del servicio post-venta”, afirma Martin Blanco, que ha enumerado una serie de medidas como la formación de los usuarios y las reuniones periódicas en las que se revisara la calidad de servicio, que también incluye el acuerdo.