Air France se reestructura en ocho unidades con el objetivo de mejorar un 20% la competitividad de la compañía, orientar el negocio hacia el cliente y reducir su deuda, que alcanza los 2.000 millones de euros.

Este cambio por parte de la compañía se enmarca dentro de su plan de reestructuración, Transform 2015, que entrará en vigor en 2013. El proyecto se estructura en ocho líneas de negocio que son: larga distancia, media distancia con rutas hacia París-Charles de Gaulle y París Orly con escalas en aeropuertos regionales, el nuevo hub regional estratégico, Transavia France, su negocio de carga, las operaciones industriales y Servair.

Con este plan se espera conseguir que cada una de estas actividades mejoren el rendimiento económico del área donde se lleven a cabo. Además, no solo se mejorará el control de costes, si no también el control jerárquico y la supervisión del proyecto Transform 2015.

Los mayores ingresos del grupo se organizarán en tres actividades: larga distancia, media distacia con rutas hacia París-Charles de Gaulle y París Orly y las escalas en aeropuertos regionales. Estos tres servicios se basaran en rutas transversales y en funciones de apoyo.

Según informa la compañía aérea, la nueva organización propuesta orientada al cliente, que será presentada el 1 de enero a la Sociedad Central de Información, busca ser más responsable, ágil y flexible a través del trabajo en equipo. Lo que pretende es garantizar la coherencia de los trabajos dentro de la empresa y desarrollar una gestión modernizada de los recursos humanos.

Esta medida se suma a la anunciada integración de sus filiales regionales Britair y Régional, junto con la compañía Airlinair, con el fin de transformar su modelo en corto radio y hacer frente a las low cost. Desde la compañía han señalado que su objetivo es promover el despliegue de Tranform 2015 y restablecer la competitividad de la empresa y la recuperación de la gama de productos y servicios.

Por otro lado, el plan contempla también la reducción de 5.122 puestos de trabajo hasta finales de 2013, lo que supone un 10,3% de la plantilla de un total de 49.301 trabajadores. Air France pretende reducir la masa laboral sin despido, mediante bajas incentivadas y jubilaciones.