El grupo Air France-KLM ha finalizado un pedido con el fabricante europeo Airbus por la compra de 25 aviones A350-900 más una opción por la compra de otros 25 adicionales. Estos aviones estarán equipados con motores de la marca Rolls-Royce Trent XWB, el único motor ofrecido para este aparato por el fabricante y que contribuirá significativamente al rendimiento del Airbus A350.  

Este avión reducirá el consumo de combustible en más de un 15% con respecto a las actuales aeronaves y también disminuirá significativamente el ruido y las emisiones de CO2.

Con el A350, la compañía continuará operando una de las más modernas flotas del mundo y se asegura el crecimiento de su actividad de largo alcance mientras logra un significativo ahorro de costes.

Este pedido para la compra de largo recorrido preve sustituir a medio plazo los aparatos de 200-350 asientos actualmente de la flota y tiene como objetivo apoyar el crecimiento de la actividad del grupo. Basado en el Plan de Flota Provisional, el primer Boeing 787-900 entrará en servicio en KLM en 2016 y el primer A350-900 formará parte de la flota de Air France en 2018. 

En conjunto, el grupo Air France-KLM opera en la actualidad una flota de más de 190 aviones Airbus, que incluye ocho A380, 31 A330, 13 A340, 25 A321, 54 A320, 41 A319 y 18 A318. Con este nuevo pedido, Air France-KLM se une al exclusivo grupo de líneas aéreas que tienen en su flota todos los modelos de la familia de productos de Airbus.

La familia A350 XWB (Xtra Wide-Body) es una nueva línea de productos de largo radio que comprende tres versiones, capaces de llevar entre 270 y 350 pasajeros en espaciosas configuraciones de tres clases. La nueva familia traerá un cambio cualitativo en eficiencia con un 25% menos de consumo combustible y una reducción equivalente de emisiones de CO2. Hasta finales de mayo, Airbus ha conseguido 613 pedidos en firme del A350 XWB de 33 clientes de todo el mundo.