El que resiste, gana, suele decirse. Antonio Albacete ha hecho realidad la cita este fin de semana en el mítico circuito francés de Le Mans, tras conseguir un segundo puesto final que sabe a victoria, al volante del camión del T Sport Bernau.

El piloto español supo aguantar con pericia las acometidas de camiones más rápidos que han pugnado por escalar posiciones en la clasificación de la prueba del gran premio galo y vela armas de cara a la próxima cita del Campeonato Europeo de Camiones que recala a primeros de octubre en el madrileño circuito de El Jarama.

Durante la prueba del sábado, Albacete marcaba el tercer mejor tiempo en la Superpole, para colocarse por detrás de Kiss y Hahn.

Sin embargo, una penalización al piloto húngaro le alzaba a la segunda plaza, lo que le permiIa partir desde la primera fila de la parrilla de salida y mantener en carrera una segunda posición que supone el mejor resultado del piloto madrileño esta temporada.

Para la segunda carrera del sábado, con parrilla invertida y el asfalto mojado, Albacete optó por una táctica conservadora y acabó puntuando como octavo clasificado.

Al día siguiente, las malas condiciones meteorológicas llevaron al piloto español le relegaron al cuarto puesto en la tercera carrera, mientras que en la dura y peligrsa quinta, Albacete evitó daños de gravedad y terminó octavo.

Antonio Albacete sale del circuito de Le Mans en la cuarta posición de la clasificación de pilotos del Campeonato Europeo de Camiones hasta esta prueba, a 36 puntos de Adam Lacko, que ocupa el tercer lugar, y solo tres por encima de Jochen Hanh, que le acosa desde el quinto puesto.