Alemania intensifica los controles fronterizos en plena escalada del número de contagios de coronavirus en el país.

Desde este pasado 28 de marzo, las autoridades germanas estiman que toda Francia es un área de alta incidencia de covid-19 y, en consecuencia, todos los conductores profesionales que hayan pasado un tiempo en Francia de manera general deberán completar un registro digital antes de entrar en el país germano y portar prueba fechaciente de que se ha realizado este trámite.

Así mismo, los chóferes también deberán llevar a su entrada a Alemania una prueba PCR negativa para presentarla a la autoridad competente, en caso de que se le reclame, si su estancia excede de 72 horas.

Sin embargo, también se han establecido una serie de exenciones, ya que los transportistas que solo estén de paso por Alemania y salgan del país por la ruta más rápida para completar su tránsito estarán exentos de la obligación de registro.

De igual modo, tampoco tendrán que registrarse aquellos conductores que hayan pasado menos de 24 horas en una zona de riesgo o que pasen menos de 24 horas en Alemania.

Por lo que respecta a la obligación de portar prueba negativa de contagio antes de la llegada a Alemania estarán exceptuados los transportistas que solo pasaron por una zona de alta incidencia sin hacer parada, o que solo están de paso por Alemania y salgan del país por la ruta más rápida para completar su tránsito, o bien si su estancia no ha superado las 72 horas y si se cumplen los protocolos de salud y seguridad adecuados.

Pese a que, en la práctica, las exenciones implican que los transportistas procedentes de España que atraviesen Francia sin parar allí estarán exentos de las obligaciones de prueba negativa de covid-19, aunque, todo caso, sí que se verán afectados por fuertes retenciones en los pasos fronterizos, lo que ralentizará de forma importante su actividad, como recuerda Fenadismer.