Volkswagen invertirá en sus plantas para producir vehículos eléctricos.

Alemania otorga hasta 3.000 euros por la compra de un vehículo híbrido y 4.000 por los eléctricos.

Mientras en España, el sector de la automoción reclama sin cesar mayores dotaciones para las ayudas a la compra de vehículos de cero o bajas emisiones, en otros países, como Alemania, destinan grandes presupuestos a impulsar la transición hacia la movilidad eléctrica.

Es el caso de Alemania, que en 2016 puso en marcha un programa de ayudas que otorgaba hasta 3.000 euros por vehículo híbrido y 4.000 euros por los eléctricos a los compradores. Aunque su duración estaba limitada a tres años, finalmente se ha decidido ampliarlo hasta 2020, lo que supondrá un nuevo estímulo para la compra.

El objetivo de la administración es impulsar la industria alemana de la automoción y sacar de la carretera los vehículos más contaminantes, facilitando la adquisición de unidades limpias y modernas. De momento, se han adquirido 118.000 unidades gracias a estas ayudas.

El coste de esta nueva partida se repartirá a partes iguales entre el Gobierno y los propios fabricantes. Aunque Alemania contaba con tener en sus carreteras un millón de vehículos eléctricos de cara a 2020, ha tenido que aplazar este objetivo hasta 2022, y tiene claro que para conseguirlo ha de dar un empujón a sus conductores.