Las autoridades alemanas barajan la posibilidad de extender las exenciones establecidas en los peajes del país para camiones alimentados por GNL y GNC que se establecieron al inicio del año pasado.

Las organizaciones administrativas germanas estiman que es necesario contar con vehículos alternativos fiables si se quiere construir una alternativa real al uso del petróleo en el ámbito del transporte de mercancías.

Además, en el caso del transporte pesado de larga distancia se da la circunstancia de que, ante el incipiente desarrollo de los vehículos eléctricos y con el prometedor futuro que ofrecen las pilas de combustible aún por desarrollar, el gas natural ofrece una posibilidad real por prestaciones y eficiente, tanto por reducción de emisiones contaminantes, como por costes para las empresas de transporte, algo fundamental en un escenario de crisis económica como el que parece que dejará la pandemia.

Así pues, el Gobierno alemán está estudiando la posibilidad de ampliar la exención total de los peajes para camiones de GNL y GNC otros dos años más.

De este modo, también se ofrecería una garantía adicional para las inversiones empresariales en estos vehículos, mientras que, por otro lado, el uso más intensivo de estas unidades ha impulsado de una manera decisiva la red de gasineras en el país.