La última conferencia mantenida por el presidente del Gobierno con los presidentes autonómicos del país ha servido para que se analicen medidas que permitan mejorar la actual situación de crisis sanitaria y paliar sus efectos económicos.

En este sentido, preocupa a diversos sectores económicos la situación en que quedan los autónomos, un colectivo especialmente vulnerable en estas condiciones, pese a que se han ido dictando algunas medidas en relación con prestaciones por descenso de la facturación, entre otras.

Sin embargo, una parte importante de los autónomos del país mantiene su actividad, dentro de los límites legales fijados por el Ejecutivo en las sucesivas normas de confinamiento dictadas al albur del estado de alarma.

Ante esta situación, y dadas las dificultades de un colectivo muy amplio y heterogéneo, los máximos responsables de algunas comunidades autónomas, entre ellos los de la Comunidad de Madrid, han solicitado al Gobierno que se suspenda la cuota de autónomos para los profesionales del sector del transporte mientras se mantenga la parálisis de la actividad por la pandemia.

En esta misma línea también se pide que se faciliten ayudas directas a las empresas que garanticen su liquidez, con el fin de permitirles sobrellevar la crisis en la medida de lo posible, con la vista puesta en la posterior recuperación.