Toyota, Hino e Isuzu trabajarán conjuntamente en el campo de los vehículos comerciales eléctricos de batería y eléctricos de pila de combustible.

En este sentido, las tres marcas asiáticas han puesto en marcha una nueva alianza en la que combinarán, por un lado, la movilidad conectada y la conducción autónoma, compartida y eléctrica de Toyota, con los fundamentos de los vehículos comerciales desarrollados por Isuzu e Hino, por otro.

El objetivo de esta colaboración es acelerar la implantación y difusión de este tipo de conducción, resolver las diversas dificultades a las que se enfrenta la industria del transporte y contribuir a lograr una sociedad neutra en carbono.

Así pues, Toyota, Hino e Isuzu desarrollarán de manera conjunta vehículos eléctricos de batería y vehículos eléctricos de pila de combustible. También en la puesta en marcha de tecnologías de conducción autónoma, así como en plataformas electrónicas centradas en los pequeños camiones de uso comercial.

Las tres compañías tienen previsto estrechar la colaboración entre sus diferentes plataformas tecnológicas conectadas. La finalidad es construir una plataforma para vehículos comerciales.

Además, también ofrecerán soluciones logísticas que ayuden a mejorar la eficiencia del transporte de vehículos comerciales y reducir las emisiones de CO2.

Por otra parte, la operación también supondrá movimientos de capital entre los fabricantes asiáticos. En este sentido, Toyota tiene previsto adquirir 39 millones de acciones de Isuzu por un valor total de 42.800 millones de yenes, algo menos de 335.000 euros al cambio, con lo que la japonesa alcanzará el 4,6% de Isuzu, que, por su parte, adquirirá acciones de Toyota en Bolsa por el mismo valor.