La cadena de supermercados Alimerka ha invertido más de 12 millones de euros en su nueva flota de camiones de distribución, integrada por 66 vehículos propulsados por Gas Natural Licuado de la marca Scania.

Estas unidades, que se utilizan para cubrir los trayectos por carretera hasta los diferentes puntos de venta en Asturias, Castilla y León o Galicia, logran reducir hasta en un 30% las emisiones de CO2, lo que supone un total de 2.640 toneladas menos anuales que se emiten a la atmósfera.

Todas ellas cuentan con dos depósitos de GNL que les confieren una autonomía de 1.000 km y pueden transportar hasta 12 toneladas de mercancía. Para su recarga, la cadena dispone de su propia estación de suministro en el centro logístico de Lugo de Llanera, en Asturias.

La inversión realizada permitirá a Alimerka ofrecer una solución sostenible y eficiente para sus operativas, con un consumo de energía reducido y la mitad de ruido que los camiones convencionales. Esto los hace aptos para la distribución urbana, que el grupo ya viene realizando con 25 furgonetas eléctricas desde el año 2012

Sus buenas prácticas en materia medioambiental han sido reconocidas recientemente con el premio a la Diversificación Energética de la Asociación de Organismos de Control y Afines del Principado de Asturias, Asocas, que se entrega por primera vez en 2019.